Válida del Campeonato de Parapentes – Buenavista

Estuvimos este fin de semana en Buenavista. Un pequeño pueblo 30 km al sur de Armenia.  Nos invitaron los organizadores de la válida de la parada nacional de parapentes, para que los acompañáramos como Director del evento. 
Asistí con Alejo Isaza, y nos trataron super bien. Estuvimos hospedados en un sitio llamado Rancho California, con excelentes instalaciones, y con una pista de ultralivianos que utilizamos los tres días para aterrizar.
 
Desafortunadamente el clima no quizo favorecer al evento, y llovieron los 4 días que duró. Siempre llovía alrededor de las 12:00 durante poco más de 30 minutos y luego de secar las alas, se abría la prueba. Finalmente sólo logramos validar dos de los cuatro días, y a pesar de que no se hizo ninguna meta, los vuelos fueron interesantes.
 
El primer día del evento, que fue el viernes, estábamos en carretera entonces no tengo mucho que decir sobre éste.
 
El Sábado, luego de la lluvia, y de que despegara prácticamente la totalidad de los pilotos, despegamos Alejo y yo para darle una prueba al sitio.  La rampa de despegue es muy buena y sana, ofreciendo varias opciones. Alejo prefirió un despegue menos inclinado con más carrera y yo subí hasta la parte más alta con un agresivo ángulo de despegue pero sin carrera (dos o tres pasos en bajada con un buen ángulo y listo).
 
Logramos volar por cerca de 2 horas, alejándonos sólo unos cuantos kilómetros del aterrizadero oficial, que entre otras está a un cruel planeo de casi 9:1 (750 mts de desnivel en un glide de 6.3 km para 8,4:1).
 
El aterrizadero es una pista de ultralivianos que desafortunadamente no tiene muchas alternativas… entramos con viento cruzado el sábado, pero con buenos aterrizajes.
 
El domingo, igualmente, luego de la lluvia, tuvimos una prueba bastante más difícil. La distancia de validación indicaba que necesitábamos 5 pilotos pasando de 11 km, pero sólo 2 llegaron a 15 km y el resto quedó todo por debajo de los 10 km. Ese día logré sostenerme  cerca de 30 minutos al principio del vuelo que le dieron la oportunidad al día de ofrecerme más opciones, y simplemente volé un rato hacia el norte y el Occidente paseando sobre el valle del río Barragán. Muy bonito. Siempre a un glide del aterrizadero.
 
El lunes las condiciones y la premura de la premiación llevaron a que ningún piloto intentase siquiera iniciar la prueba, y simplemente decidieron algunos volar hacia el pueblo a menos de 2 km del despegue, y otros optaron por empacar y bajar en carro.
Alejo Isaza fue uno de ellos, luego de que viera mi planeo hasta el aterrizadero oficial y no le convenciera la altura a la que llegué, pues consideraba que él iba a llegar bastante mas bajito y decidió desarmar y bajar en carro.
 
Yo simplemente despegué y volé en línea recta hasta el aterrizadero, tratando de encontrarme alguna cosita para girar, pero definitivamente no había nada. Pasé por el aterrizadero con poco menos de 200 mts de altura, y seguí hacia el lago siguiente donde finalmente pude ver a los Piranucús, que son unos peces grandes, de cerca de 2 mts que parecían delfines. Luego simplemente hice un patrón de aterrizaje para un vuelo de menos de 15 minutos.
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s