Historias de los vuelos de Roldanillo 2007 – Segunda Parte

Tercer día de pruebas.
 
El comité de pruebas se decide por la prueba 02S, en un día que auguria mejores condiciones que el día anterior, básicamente porque considera prudente aumentar las validaciones de los días, y porque cree que una prueba más corta en un mejor día, traería caras contentas. 
La prueba dibuja un pentágono comenzando desde la esquina superior izquierda y girando en sentido de las manecillas del reloj, para un recorrido conservador de poco más de 30 km.  Luego de dar las instrucciones sobre los starts, y las explicaciones correspondientes sobre la prueba, me alisto para despegar con la única idea de estar en el aire para poder tomar las decisiones sobre los starts desde allí.
Despego de nuevo entre los primeros, y simplemente me dejo llevar por la emoción al tomar la térmica de servicio y poner la cometa sobre la punta del ala dentro del generoso núcleo.  Segundos más tarde me encuentro en basenube. Entonces miro el reloj y veo que justo está dando las 12:00. Me percato de que mis archirrivales están todavía en tierra, o apenas despegando, y no están cerca de mi posición, por lo que decido volar hacia el start para tomarlo sólo 3 minutos después de las 12:00, y luego volver como un torpedo debajo del despegue, en donde en pocos segundos estaba de nuevo en base nube.  Aproveché entonces el buen momento del día para hacer el vuelo rápido, a pesar de estar solo. Deseaba apoderarme de los bonos de salida y de llegada y en el proceso, evitar ser un marcador térmico para que mis contrincantes me siguieran de cerca en los planeos, y les facilitara el camino. 
Para las 12:15 me encontraba en medio de una buena térmica, con 8 kilómetros del recorrido cumplidos.  Nadie parecía seguirme todavía, y eso me tranquilizaba, pues a pesar de que no estaba demasiado lejos de los pilotos que tomaran el start de las 12:15, al menos estaba 1 térmica adelante. Tenía que apurarme si no quería que me atraparan en medio. Salté el valle por el norte, sin muchos inconvenientes, para encontrar una buena térmica que tardé en centrar más de lo que me hubiese gustado, 200 mts al oeste de la tercera baliza, cuatro minutos después y sólo 150 metros más arriba, la paciencia se me agotó y continué avanzando, luego de marcar la baliza. Entonces volé hacia una pequeña nube 1,8 km al sur, que lucía prometedora, y que parecía estarse nutriendo por unos soleados arados debajo. Esta decisión me recompensó con un buen nucleo que luego de algunos giros para ubicarlo, y 8 minutos en él, me dejó casi 600 metros por encima de la altura a la que llegué.
1.6 kilometros más al sur, rumbo a la 4ta baliza, no pude desperdiciar una buena térmica que me devolvió los 150 metros que perdí en la transición. Entonces simplemente enfilé hacia Zarzal, donde una sombreada área me esperaba y me obligó a superar la baliza por 500 metros más, con el fin de alcanzar una última térmica que me asegurara el planeo. Entonces con cerca de 1000 mts de altura, y una meta a sólo 9.6 km (a los que se le podía simplemente restar 1 km de radio de la meta), tenía el potrero de aterrizaje asegurado, siempre y cuando el viento del pacífico no arremetiera anticipadamente. 
Me tranquilizaba la idea de que todavía estaba temprano, pero aun así fui incapaz de acelerar demasiado, sosteniendo una velocidad promedio de 65 km/h durante el último planeo. llegando a la meta con poco menos de 200 metros para aproximar tranquilamente. 
Mi tiempo final de prueba fue de 59 minutos, y aterricé contento por haberme hecho con los bonos de salida y llegada que quería.
Ahora sólo restaba esperar que los pilotos que me siguieran, no terminaran su recorrido por debajo de la hora.
 
Sin embargo, cuando llamé a mi esposa para contarle que estaba en la meta, me dijo que alguien le había dicho que quizás no tomé el start. Eso me dejó pensando unos momentos para finalmente caer en cuenta que el primer start del día, tal y como lo había anunciado yo personalmente durante la información de la prueba, era a las 12:15 y no a las 12:00 como pensé cuando estaba en vuelo, y por tanto, me acababa de enterar que había perdido no sólo los bonos por salida y llegada, sino también todos los puntos por velocidad, pues sólo obtendría distancia. Ahora sólo era cuestión de esperar lo inevitable: Que los demás pilotos empezaran a llegar a la meta, desplazándome cada vez más abajo en la tabla de posiciones.
Pronto empezaron a llegar llegar los primeros, cruelmente separados por varios minutos, hasta ajustar 5 pilotos en meta, y con tiempos de carrera desde 1:13 (Eitan Koren) hasta 2:04 (Juan Fernando Arango), por lo que hubiese sido el piloto más rápido por mucho, si hubiera puesto atención a lo que dije a los otros pilotos cuando expliqué la prueba del día.
 
Este error me relegó a la segunda posición de la tabla general de puntajes, dejando que Mike Glennon se apoderara cómodamente del primer puesto. 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s