Historias de los Vuelos de Roldanillo 2007 – Tercera Parte

Tercera Prueba. Carrera al Molino. 
El comité se decidió por la prueba 12M, una prueba interesante, con una baliza que vienen utilizando los parapentistas en sus eventos, llamada El Molino, ubicada aproximadamente a 9.5 km al Este de Zarzal.
Luego del error del día anterior, y con el fin de bajar un poquito de revoluciones, decido tomar un start tarde. Alejo Isaza despega temprano y se nos escapa con un start a las 11:15, mientras Memo Mono (Juan Guillermo Betancur) decide seguirlo en el segundo start, a las 11:30. Por mi parte, inicio la carrera en una buena posición, confiando en que mis archirrivales están al frente y simplemente tendré que preocuparme en darles caza. Sin embargo, cuando estoy dejando las barbas de la nube y mi visión finalmente se aclara un poco, justo antes de entrar en el start a las 11:46, veo que a unos cuantos metros a mi derecha viene Mike Glennon.
Entonces, no tengo más alternativa que tratar de dejarlo atrás desde el comienzo.  Empiezo a presionar hacia delante, volando luego del start en Higueroncito, hacia la cuchilla de la Montañuela, donde está la segunda boya, seguido por sólo unos cientos de metros por Mike.  Logro centrar rápidamente un núcleo y quedo en excelente posición para iniciar la travesía hacia el Molino, a través del Valle. Eitan Koren me entusiasma aun mas, cuando lo veo cruzar delante hacia el valle, y decido salir, seguido de Mike.
Delante en el Valle, puedo ver a Alejo Isaza tratando de sostenerse, y muy cerca a Memo Mono, subiendo tranquilamente, ambos sobre el Aeropuerto de Roldanillo, a sólo 6 km de distancia. Me aventuro detrás de Eitan y seguido de cerca por Mike, Juan Arango y algunos otros pilotos. 
 
Cuando llevo medio camino hacia el valle, empiezo a arrepentirme de la decisión, pues una gran sombra abarca todo el valle y las condiciones se notan marginales. Paso sobre los grandes lotes al nor oeste del aeropuerto, y veo cómo 200 metros más abajo hay unos gallinazos empezando su ascenso. Sin embargo, mi cometa sólo se desplaza ligeramente hacia un lado, sin mostrar síntomas de ascenso. Decido seguir hacia delante, persiguiendo a Eitan, que se encuentra casi sobre el aeropuerto, pero cien metros más bajo que yo.  Me doy cuenta que si sigo hacia delante, voy a parar al suelo, tratando de encontrar alguna térmica, mientras 1.5 km más atrás están mis persecutores girando lentamente en la térmica de los gallinazos que no me funcionó. Decido devolverme esos 1.5 km, quedando más de 500 mts debajo de Mike y los otros pilotos, para encontrar el débil núcleo a 150 metros sobre el suelo.  Minutos más tarde, Eitan vuelve desesperado a tratar de encontrar el mismo núcleo, pero llegando bastante más abajo, no tiene la misma suerte y aterriza justo bajo nuestras alas.
 
Cuando estoy a 1400 mts veo cómo Mike inicia su transición, 600 metros más arriba, y simplemente trato de mantener la cordura y no pensar el él. – Ahora se trata de terminar el recorrido. Todavía falta mucho – Me repito a mi mismo.
 
Luego de un penoso ascenso que me deja a sólo 1800 mts (200 mts por debajo de la altura que alcanzó Mike), inicio mi transición, 6.5 km detrás de Mike, al que ya no logro ver. Sin embargo, mi transición es bastante más conservadora, y en lugar de volar hasta Zarzal, hago un brusco giro de 90 grados para encontrarme con Jorge García, Andrés Duque, y otros pilotos que están en medio del camino. 
 
Para entonces, Memo lidera la prueba a subiendo a 1500 mts, mientras Mike a la misma altura le da alcance, 1 km más atrás, pero parece no interesarse en su térmica, y Alejo Isaza lentamente los empieza a alcanzar también.
 
Isaza y Mike se encuentran atorados detrás de Zarzal, a 1400 mts, mientras Memo toma la decisión de volarse por las colinas al Sur de Zarzal, rumbo a la boya. Esta decisión lo pone delante y fuera de la vista de nosotros, en el área de mejor sustentación del día.
 
Finalmente Isaza se aventura delante de Mike, quien luego de ver el penoso planeo en el que avanza Isaza, decide permanecer en su térmica (probablemente confiando en que yo estoy bastante atrás, y para ganar el campeonato simplemente debe cuidarse de mi, sin arriesgar demasiado).
 
Decido probar suerte y me aventuro a darle caza a Mike, que está ya sólo a 2 km de distancia, y unos 100 metros sobre mi.
Finalmente llego a su térmica, 300 metros por debajo, y mientras subo lentamente, veo a Isaza 5 km delante, prácticamente en la baliza del Molino, apenas sosteniéndose. Memo, por su parte, se encuentra a sólo 3 km de la boya, y volando a 2050 mts, en una posición privilegiada, que le da la oportunidad de marcar la baliza a 1800 mts, prácticamente sobre Alejandro, sin ser visto, y volver cómodamente hasta las colinas al sur.
 
Mike se me adelanta 2.5 km, pero 200 metros más abajo. Dejo la térmica en la que estoy para ir a acompañarlo, y finalmente terminamos ala con ala, 4 km antes de la baliza del Molino. Para entonces, Isaza se encuentra marcando la baliza, y Memo Mono llegando cómodamente a las laderas, 3km después de la baliza, en el último trayecto hacia el gol.
 
Desde aquí, el vuelo con Mike se torna en un baile sincronizado, a escasos metros el uno del otro, donde podemos prácticamente conversar.  Llegando a la baliza, le indico a Mike mi intención de virar a la derecha una vez la marque, hacia las montañas al sur, en la única ruta que ofrece algún indicio de actividad, a lo que Mike asiente. Tomamos la baliza con el mismo giro, como dos aviones en formación de combate, a sólo 1500 mts, 300 mts por debajo de la posición de Memo, y nos dirigimos a la Caza de Isaza, que nos muestra una favorable ruta sobre las colinas que parece sustentar por todas partes.
 
Me detengo para hacer 3 giros mientras veo cómo Mike se me escapa, ganando sólamente 50 metros, por lo que continúo detrás.
 
14 km del gol tomo lo que será mi última térmica, y arranco 20 metros delante y encima de Mike, mirando siempre bajo mi barra para ver dónde viene o qué está haciendo. 
 
Alejo Isaza muestra una generosa térmica en Zarzal, a la que nos enfilamos. Mi computador me está arrojando generosos números, diciendo que voy a llegar con 10 mts, y algunas veces -20 mts. Es un largo camino todavía. 
 
Me doy cuenta que si hago un giro siquiera, Mike me pasaría y sería muy difícil alcanzarlo.  Pasamos por una ascendencia moderada y disminuyo la velocidad, viendo cómo Mike me da alcance a la izquierda… no gira… Continuamos a una segunda ascendencia más considerable, pero Mike está un poco descentrado de ella… miro hacia atrás y entonces sucede… Mike hace un giro. Entonces me digo: Lo tengo!.  400 mts delante de Mike, tengo que sostener un impresionante planeo hasta la meta, sin perder velocidad, para que Mike no pueda recuperar esos segundos preciosos que perdió por su decisión.
 
Llego a la térmica de Alejo Isaza, que unos cientos de metros antes me ve llegar y la suelta. Empujo la barra, desacelerando la cometa lo más que puedo, sin perder el control, y sin pensar siquiera en soltar la geometría, y justo antes de salir de la ascendencia acelero de nuevo, para salir con suficiente energía para amortizar la descendente.
 
5 km para la línea de meta, y Alejo cruza 500 mts delante y 200 mts más bajo, mientras Mike se detiene a dar dos giros más, quedando a poco menos de 1 km de distancia y 100 mts por encima mío.  Significa que yo tengo que volar 10% más rápido que isaza para darle alcance, y Mike tiene que volar 20% más rápido que yo para darme alcance.  Los números están en mi favor.
 
2 km antes de la meta mantengo mi distancia con Mike, mientras supero a Isaza por el lado, con 70 u 80 mts por encima.
 
El espectáculo es impresionante desde el punto de vista de los pilotos que nos aguardan en la meta (que se aterrizaron en el trayecto de ida) y para Memo Mono, que luego de cruzar la meta, se encuentra en una térmica sobre el aeropuerto, viéndonos llegar.
 
Cruzo la línea de meta a 50 mts de altura, y disminuyo la velocidad. 44 segundos más tarde cruzan la línea de meta, a sólo 3 décimas de segundo, Mike delante de Isaza. 
 
Una vez aterrizados, nos enteramos de que Memo estaba en la meta, porque aterriza después.  Ahora sólo es cuestión del sistema de puntuación, determinar quién gana la prueba. Finalmente los casi 4 minutos más rápido que vuelo el trayecto me permiten ganar el día con mayor validez del evento, con 900 puntos, sólo 2 puntos encima de Memo, quien supera a Mike por los generosos bonos de salida y llegada.
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s