Campeonato Nacional – La Revancha. Día 1.

Después de finalizar el campeonato nacional, y como era apenas de esperarse, el clima mejoró. Todas las conversaciones entre pilotos la semana siguiente empezaban con la misma frase: "Estás viendo el día…?", o "viste el clima que está haciendo?"…

Obviamente se percibía un ambiente que a lo menos ameritaba un viaje de regreso a Roldanillo, a vengarse de los difíciles días que tuvimos durante el campeonato nacional.

Me invitaron Jorge García y Carlos García a acompañarlos en su carro, en el que viajaba además Gustavo (alias "campeche") y Sebastián, el hijo de Carlos García, como equipo de tierra. No pude resistirme ante tan provocativa invitación y abandoné las obligaciones laborales del viernes, escapándonos el miércoles en la noche (7:00 pm) rumbo a Roldanillo.

Bastante agotadora la carretera, llegamos al hotel pasadas la 1:00 am del jueves 7 de Agosto. Descansamos como pudimos hasta las 7:30 y luego nos preparamos para subir al despegue.

El clima estaba interesante, con techos por encima del despegue desde las 9:00 am, y con marcado viento de frente.

Subimos a volar Héctor Corrales, Coche (piloto nuevo de Roldanillo) los García y yo. Como todos los primeros días de vuelo, nos tomamos más tiempo del necesario en prepararnos, y despegamos muy tarde. Sólo 10 minutos después de que despegara el último piloto, el viento del pacífico hizo su aparición y volar por ella montaña dejó de ser una opción.

Como parte del paseo de vuelo, decidimos hacer pruebas estilo "campeonato", con inicios de carrera, boyas con radios, y metas, y tratar de volar con contacto radial y visual para aprender de las decisiones de todos y mejorar las tácticas de Cross Country y competencia.

La prueba que programamos iniciaba en la misma forma que la última prueba del campeonato nacional: Con un único "start", para mantenernos todos juntos y sincronizados, volaríamos hacia el sur por la cordillera, hasta el alto de la Herradura, donde cruzaríamos el valle hacia Bugalagrande, pero de allí, en lugar de volver hacia Roldanillo, pasaríamos de largo por Zarzal hasta Cruces, al norte de Obando. En total, contabilizaba 94 interesantes kilómetros. El viento amenazaba estar del norte, pero confiábamos en que el pronóstico que venía proyectando XCSOAR (www.xcsoar.com) iba a mostrar un viento considerable del sureste al principio de la tarde, que nos impediría seguir hacia el sur.

Jorge García tan pronto tomó altura en Amparito, voló hacia el start, a 4 km de distancia. Yo me quedé en medio del camino, a 2 km, esperando a Carlos y a Corrales para hacer un grupo más interesante. Coche me pasa de largo por debajo y se va de cacería tras Jorge. Toman el start y arrancan en un largo planeo hacia Roldanillo. Coche termina aterrizando en la manga del Iyomá 30 minutos después de despegar.  Lentamente empiezo a avanzar con Carlos García, siguiendo a Jorge, y aprovechándonos de sus decisiones. Jorge no parece tener intenciones de esperarnos, ni de volar en equipo, y se escapa tan pronto lo vamos alcanzando. Pasa hacia Bolivar dejando una nube más de 200 metros debajo de la nube, y el viento del sur empieza a notarse. Dejo a Carlos detrás, cerca de Roldanillo, con Corrales, y persigo más alto y 4 km más atrás a Jorge, quien pasa Bolivar a media altura luchando contra la turbulencia del viento sur y el rotor, para empezar a ganar altura sobre Ricaurte. Lo alcanzo llegando a la baliza de la Herradura, y empezamos a cruzar el valle juntos, hacia dos nubes que se ubican a lo largo de la línea de 11 km hacia Bugalagrande. Ninguna de las nubes nos funciona, a pesar de que vamos separados tratando de mapear las condiciones. Nos seguimos en un planeo largo hasta el suelo, prácticamente en Bugalagrande, donde ambos, con el arnés abierto, nos jugamos una última carta sobre un arado aterrizable, que ofrecía la mejor opción como gatillo térmico enl a zona. Funciona y nos enroscamos en una pequeña y turbulenta térmica, que en minutos nos saca de apuros y nos reactiva el vuelo al otro lado del valle. El viento no parece consistente, y algunas veces las térmcias derivan hacia el norte, algunas veces hacia el sur, y los planeos marcan viento del oriente a pesar de que el viento en superficie conforme las humaredas que se evidencian es marcadamente del pacífico.

– Nota al margen: Estaba tratando de bajar el registro de vuelo desde el computador de vuelo, pero preocupantemente no está. No sé que ocurrió, o cómo se borró. Sólo encuentro los dos últimos vuelos. No estoy seguro si tuvo que ver con la versión del software que estoy probando o con la cargada del equipo entre el primer vuelo y los dos últimos vuelos. Ojo con eso.

Como para resumir un poquito el vuelo, Carlos y Corrales quedan llegando a Zarzal, de regreso de la baliza, completando entre 55 y 60 km del recorrido. Jorge García continúa conmigo, pero bastante más bajo, y no logra pescar una térmica entre la Victoria y Zarzal, a la que yo llego con cerca de 600 metros, pues el viento del pacífico ya es fuerte y las térmicas están derivando mucho.

Finalmente continuo solo hacia la meta, a la que llego cómodamente después de asegurar una térmica extra. Tomo altura sobre la meta prevista, y empiezo a devolverme hacia Roldanillo, haciendo tiempo mientras el equipo de tierra recoge a los otros pilotos.  Finalmente el viento del pacífico me corta el paso sólo pasando Obando, y luego de jugar con varios focos térmicos sobre el cementerio de Obando, a escasos 200 metros del aterrizadero que he escogido, aterrizo sin mayores inconvenientes para desarmar bajo la sombra de un buen árbol, al pie de la carretera.

pagina01

Jorge García en Amparito

pagina03

Carlo García saliendo de la nube en amparito

 

Los dos hermanitos sobre Zar

FILE0009

Armenia, desde Las Cruces

FILE0001

Jorge García

FILE0008

Las Cruces (La meta del día)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Campeonato Nacional – La Revancha. Día 1.

  1. Carlos Alberto dijo:

    Viejo que pagina tan amena  y creativa es rico  leer todas esas aventuras y te la soyas tanto que lo metes a uno en el cuento te felicito y rico seguir tus aventuras de  cerca, me meto tanto en el cuento que vuelo al lado tuyo en colombia y me siento volar alla.
    Aóro mi pais y sus condiciones como tambien us pianos que el de menos dura dez minutos aqui solo  tres.
    Sigue volando asi que tu metala vas a alcanzar eres un gran piloto y  de los mejores mis respetos. FLICITACIONES!
    Un abrazo 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s