3 de Julio de 2009. Última prueba del Campeonato Mundial

Vientos más fuertes pronosticados (entre 15 y 25 km/h), pero muchas menos posibilidades de tormentas.

En el despegue norte de Chabre, el viento no parece querer ayudar y nos vemos obligados a esperar cerca de 1 hora a que el comité de la organización se decida por el despegue sur alto, que da también posibilidades de despegar hacia el norte, y de esa forma, quedan cubiertas las dos posibilidades de viento.

El comité de pruebas decide cerrar el campeonato con un triángulo bastante técnico y largo, de 155 km, para mantener el altísimo nivel de las pruebas del campeonato.

Ani está de cumpleaños, y le dedico el vuelo anticipadamente. Tendré que dar el 110% para no hacer el oso con ese compromiso.

El despegue no transcurre muy fluidamente, y constantemente tenemos cierres de ventana por “viento no despegable”. Incluso un par de veces, los pilotos luego de estar parados con el ala levantada mirando hacia el despegue norte, antes de iniciar la carrera, simplemente se dan la vuelta y despegan hacia el sur.

Despego en un buen ciclo, justo en una térmica en el despegue, en la que me “monto” inmediatamente, y empiezo un lento y relajado paseo hasta la base de la nube.

Estudiando la ruta, el mejor punto para tomar el start parece ser exactamente sobre el despegue, no obstante hay un enorme grupo de por lo menos 40 alas volando al occidente del despegue.

Faltando 10 minutos para el start Carlos Correa se une al grupo, y entonces se convierte de nuevo en un juego de “esquivar la nube”.

Esta vez no pienso perder en el juego, y me concentro para mantenerme siempre en la base.

5 minutos antes de la primera hora de salida, el grupo se integra por cerca de 30 pilotos.

Tomo el start casi perfecto, con lo que parece ser un segundo de diferencia, en basenube. Arranco de primero, liderando todo el grupo. Unos minutos más tarde, varios pilotos me empiezan a pasar, pero decido mantener mi velocidad para retener la altura. Al parecer funciona.

En la primera baliza nos encontramos los dos principales grupos de pilotos, y tengo la oportunidad de marcar la baliza entre los primeros. Decido arrancar a cruzar el valle hacia la segunda baliza, en una línea recta. Me acompaña Atila varios cientos de metros por debajo, y luego me alcanza Robert Reisinger. Somos sólo tres pilotos liderando en esta sección, y al parecer nadie decide acompañarnos, pues el grupo principal inicia un interesante recorrido fuera de ruta, para apoyarse en otras montañas y superar el largo trecho que cruza el valle.

Nosotros nos vemos obligados a bajar el ritmo, al encontrar sólo una incipiente dinámica en unos riscos que no nos devuelven la altura perdida tan rápido como nos gustaría.

Finalmente nos empiezan a alcanzar otros pilotos por la misma ruta, y otro importante grupo por el norte.

Nos superan y nos vemos obligados a cambiarnos de línea. Continúo tratando de asegurar más altura, pero el grupo en el que me he integrado parece ser algo lento en tomar las decisiones. Trato de desentenderme del grupo y sus decisiones para continuar con mi vuelo.

La segunda baliza la tomamos después de un planeo largo, muy largo para mi gusto, que me deja a sólo 800 metros del suelo.

La baliza no parece estar funcionando y me veo obligado a continuar avanzando, tratando de retener toda la altura posible, girando en cuanta pendejada encuentro.

Finalmente logramos superar el valle de Gap, y empezar a posicionarnos en el otro extremo. El ascenso es muy lento, pero afortunadamente decido tomarla con calma y me freno. Varios minutos perdidos, y finalmente una buena térmica nos lleva de nuevo hasta basenube (unos 100 metros por debajo, porque el ascenso se ralentizaba y no queríamos perder tiempo). Jeff Obrien me alcanza y de nuevo nos vemos enfrentados a cruzar cerca de la zona prohibida de vuelo. Esta vez, nos aventuramos bastante más atrás, en medio de un intimidante cañon, poblado de pineras.

Jeff se me vuelve a escapar, escogiendo una línea de ascendencia y saltándose una térmica en la que decido parar. A pesar de que su línea parece tener una buena sustentación, prefiero optar por otra línea que nos lleva directo a una zona de nubes interesante. Lo ignoro, lo dejo escapar y me uno a otros dos pilotos, con los que cambio de carril.

La última boya se encuentra en medio del valle, completamente fuera de las nubes. El sol ya no parece tener la fuerza que a uno le gustaría. Llevamos cerca de 4 horas de vuelo. Faltan 35 km y el computador de vuelo arroja cerca de –600 metros (me faltan 600 metros de altura para poder llegar a la meta). Sin embargo, el fuerte viento de frente no parece querer colaborar.

Me lanzo hacia la boya y tomo una térmica suave de valle, que me regala varios metros adicionales. El computador me dice que la meta está en un planeo de 14:1, pero con viento de frente son unos números que no puedo alcanzar. Cambio de estrategia mental, y me convenzo de que todavía no tengo la meta, y que tengo que avanzar aun mas a encontrar una nueva térmica.

Inicio un planeo muy pero muy lento (56km/h de aire), tratando de mantener el máximo rendimiento posible, mientras navego a través de unas líneas de sustentación. Zuca está haciendo más de lo que podría pedirle. Los números de planeo van disminuyendo lentamente. Encuentro una térmica, y junto con otro piloto de australia, asciendo hasta que los números me dicen 10.5:1. Todavía es un tiro largo, pero el computador está confiado en que llegaré a la meta con 100 metros. No pierdo más tiempo y dejo la térmica 50 metros por debajo del australiano, y por delante. El australiano finalmente aprovecha esa altura extra y me supera por el lado, pero continúa acelerando y sus números no se ven tan buenos. Lo veo alejarse, pero continúo haciendo un planeo conservador.

10 km antes de la meta, el Australiano se detiene de nuevo a girar una pequeña térmica, en la que yo no me detengo, sino que simplemente me deslizo a través de ella, ganando varios metros adicionales. Estamos ala con ala, y los números se vuelven más cómodos, arrojando un 8:1.

Tomamos una excelente línea de ascendencia, justo debajo de un corredor de nubes que va directo a la meta, y empezamos a acelerar. Finalmente ya vemos la línea de meta, y nuestro planeo original definivamente fue muy conservador, pues podemos acelerar a la máxima velocidad y sostenerla durante los últimos 6 km. Rebaso al australiano y paso primero la línea de meta, con algo más de 150 metros de altura adicional para aproximar.

Entro a la meta de 19, lo que me alcanza para escalar 6 posiciones en el ranking general, y meterme entre los 50 mejores pilotos del mundo, en el puesto 45.

Isaza termina el día aterrizando con 57 km del recorrido, seguido por Jorge a 48, y terciado por Siroco, con 43 km.

Ani tiene su propia aventura con Siroco, quien aterriza en un curioso paraje donde entabla conversaciones con los campesinos propietarios de la tierra, y terminan tomándose fotos en su casa. Ani sale con Champaña de regalo. La hospitalidad de los campesinos de la zona ha sido supremamente agradable.

Alejo por su parte, aterriza en un terreno de una señora que estaba supremamente preocupada con que no habían recogido a “ese señor” y lo invita a comer, pero es rescatado por Ani y por Maria, antes de que la cosa se le complique con la campesina.

Manfred Ruhmer tuvo un mal día, y se aterriza antes de la primera baliza, lo que le cuesta el título de campeón mundial, y termina degradado al puesto 10.

La prueba la gana Nene Rotor, y el campeonato mundial queda en manos de Alexander Plonner, un italiano muy simpático, secundado por Jhonny Durand (con quien he tenido la oportunidad de pelear, ala con ala) y en el tercer puesto, un piloto Austríaco. Por equipos, terminan Italia, Austria y Francia en el 1,2,3.

A pesar de que quedamos muy empezados, y que faltaron días de vuelo, los 6 días que volamos pudimos apreciar el potencial completo del sitio, con térmicas de respeto, algunas veces parecidas a las quemas en el valle del cauca, y vientos complejos y fuertes con una geografía quebrada y desordenada que genera flujos, venturis y canales de descendentes y ascendentes en los sitios más extraños.

Cuando llegó Ani a la meta, celebramos su cumpleaños y mi aterrizaje en la meta como si yo hubiese sido el campeón mundial, pues Siroco nos vació una champaña encima mientras Ani me brincaba y me abrazaba. Brasil se unió a la celebración, muy latinoamericana, mientras los ojos europeos nos miraban con la censura típica de aquellos a los que les faltó que les mordieran la nalga cuando eran chiquitos (como dice Eitan Koren). El calor latino se sintió, y por lo menos no pasamos desapercibidos.

En la noche vamos de viaje a Nimes a recoger a Mónica, la esposa de Alejo Isaza, y ahora que termina el campeonato mundial, nos tomaremos una semanita más para recorrer Europa.

IMG_3693 Dani en meta IMG_3618 IMG_3621 IMG_3632 IMG_3633 IMG_3645 IMG_3651 IMG_3662 IMG_3681 IMG_3683

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 3 de Julio de 2009. Última prueba del Campeonato Mundial

  1. mariajllo dijo:

    Dani felicitaciones que narraciones mas cheveres!! Para Ani un abrazo muy especial y que sigan celebrando esta semana!!MARIA PAULA JLLO

  2. juan dijo:

    Mil felicitaciones a Ani por su cumple y a Dani por el buen desempeño, por los buenos vuelos, por los momentos tan bacanos que nos ha hecho pasar leyendo estos vuelos…Los queremos mucho, Maria y D2Que pasen una super semana de vacaciones, se lo merecen!!!

  3. SANTIAGO dijo:

    Hey felicitaciones¡¡¡, ani feliz cumpleaños, y dany…… sos el mejor viejo ¡¡¡¡¡Que bacanaeria de historia la que hicieron uds por alla, quedar entre los 50 primeros del mundo es demaciado,y aver volado en semmejantes parajes… sin palabras. A todos los coequipers un saludo, y felicitaciones por su trabajo. Pasen bien rico en europa, y bueno por aca esperando a que vuelvan para compartir todas las anecdotas.Felicitaciones….Santiago

  4. Lorenzo dijo:

    Don Daniel; Ante todo, felicitaciones por lograr tu meta! Estar entre los 50 mejores pilotos del mundo no es, como dicen Uds., cualquier lagaña de mico!! Tu blog fue una manera bien divertida y simpatica de seguir el emocionante mundial. Bien por Colombia!Mucha suerte y saludos desde Inglaterra. Lorenzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s