Campeonato Nacional de Ala Delta 2010 – Prueba 7. Último Día

De nuevo, tenemos un prometedor día que amanece con un sol agradecido. 

El comité de pruebas desea terminar la prueba en el Aeropuerto de Roldanillo, y quiere además facilitar la llegada de varios pilotos, por lo que deciden una corta prueba de 40.8 km: Despegue de La Tulia – Higuerón – Puente de La Victoria – Zarzal – Pista de Roldanillo. 

Es el clásico circuito corto con el que hemos cerrado varios campeonatos, y aunque creo que la prueba podría ser más larga, no deja de ser entretenida.

Nos ofrecen tres oportunidades para iniciar la carrera, a las 11:20, 11:40 y 12:00.

Converso con Memo Mono, para tratar de volar juntos y superar a Jorge García, que va de primero… Sin embargo, Memo resulta ser mi competidor directo por el segundo lugar, por lo que si encuentro una oportunidad, también la voy a aprovechar. 

Despegamos justo después del primer start, y le sugiero a Memo que esperemos hasta el último start, haciendo un "intento" en el segundo para ver si sacamos a Jorge adelante y lo hacemos equivocarse.

Alejo Isaza se adelanta un poco y toma el primer start solo, pero no se preocupa mucho por el tiempo, por lo que todavía podemos verlo a menos de 5 km de distancia cuando llega el segundo Start.

Me encuentro en basenube, justo en la línea del start, para hacer una salida casi perfecta, pero Memo se encuentra todavía algo atrás y ni siquiera "amenaza" con salir. Marco la salida 23 segundos más tarde y me dirijo en persecusión de Alejo Isaza, con la esperanza de que Jorge García me siga. 40 segundos después, y 800 metros detrás Jorge inicia la carrera. 

Por unos segundos pienso en devolverme hacia el despegue y esperar con Memo por el tercer start, pero en un par de segundos la "malicia indígena" se toma la palabra y entonces me digo a mi mismo:

"Mi mismo, tenemos el siguiente escenario:

– Memo ya no tiene más opción que esperar, pues no está en posición de perseguirnos, y si no tiene ayudas, no podrá volar tarn rápido. Ya pierde los bonos de liderato y yo los puedo obtener si me mantengo delante, por lo que le recortaría muchos de los puntos por los que me aventaja.

– Isaza va delante, marcando el camino y aunque ha mostrado lo suave y marginal que se encuentran los ascensos rumbo hacia Higuerón, puede ser de mucha ayuda para pasar el valle hacia la Victoria.

– Jorge viene conmigo, unos metros detrás y debajo. Si continúo presionando delante a la caza de Isaza, y Jorge se deja halar, lo voy a dejar en una mala posición que hasta lo podría hacer tomar una mala decisión y aterrizarse, y lo podría alcanzar en los puntos generales.

Entonces, mi mismo, ni se te ocurra devolverte…"

Aprovecho mis metros de más sobre Jorge y cambio de línea hacia la parte alta de las montañas, donde logro mantenerme en una buena línea de sustentación, mientras Jorge lucha por ascender 300 metros debajo y fuera de las condiciones. 

Pasando por Las Brisas, el reloj marca las 12 y Memo inicia la carrera, a sólo 9.7 km de distancia.

Para cuando marco la baliza de Higuerón, alcanzo a Alejo Isaza, 100 metros por debajo, y veo cómo se lanza a cruzar el valle hacia el sur de la Victoria, rumbo a unas pequeñas nubes que no le funcionan, y luego hacia una pequeña quema que parece estar empezando a formarse. 

Jorge ya ha perdido 6 km conmigo y se encuentra ganando altura al sur de Amparito, por lo que le sirve de marcador a Memo, quien no tiene problema en alcanzarlo y pasarlo para cuando llegan al despegue de las Brisas.

Isaza no tiene suerte y lo veo aterrizarse mientras escojo una ruta un poco más al norte para atravesar el valle hacia la Victoria. Marco la Baliza de la Victoria y me aventuro casi 2 km más al oriente, sobre las laderas, donde sólo gano 200 metros de altura, pero suficientes para empezar a moverme hacia el sur, rumbo hacia Zarzal.

Las nubes son supremamente prometedoras pero no logro encontrar los núcleos que las alimentan. 

Logro subir penosamente hasta 1900 mts y me empiezo a mover. Otra térmica más me devuelve los 130 metros que pierdo en 2.2 km de distancia, y 2 km más al sur, volando en una sustentada línea que no me deja perder altura, encuentro finalmente un buen núcleo que en 5 giros me regala 300 metros adicionales, dejándome a 2200 mts, antes de tener que acelerar un poco para mantenerme fuera de la nube.

El computador me arroja un 13:1 hasta la meta, donde me reportan cero viento, por lo que parece posible.

Echo un último vistazo hacia atrás, y veo a Memo Mono subiendo con Jorge García en la Victoria, a sólo 7 km de distancia y 1500 mts de altura. Debo apresurarme si no quiero que me alcancen.

4 km más adelante, y todavía con 9 km por delante hasta la meta, hago mis 4 últimos giros, ganando 100 metros adicionales, que aunque no eran necesarios, y me cuestan 2 minutos, me permiten acelerar a 120 km/h y llegar con cerca de 300 mts a la línea de meta, y 100 metros al patrón de aproximación.

Para entonces Jorge se encuentra a 17 km de la meta, a 2.200 mts, un kilómetro delante de Memo Mono.

Aterrizo y mi cronómetro empieza a contar el tiempo. Debo superar a Memo por 20 minutos si quiero ganar la prueba. El reloj parece tomarse todo el tiempo del mundo en marcar los minutos.

Finalmente, cuando parecen haber transcurrido sólo 15 minutos, aparece Memo en el horizonte, en planeo final, y en lo que parecen 19 minutos, pasa la línea de meta delante de Jorge, quien inexplicablemente se ha detenido 3 veces en el planeo de 15 km que hace Memo Mono, dejándose no sólo alcanzar por Memo, sino que lo deja pasar a la misma altura.

Memo llega con algo más de 150 metros a la meta, y luego de una escalofriante final, hace un agresivo flare que lo salva de estrellarse contra nuestro carro y contra Ani, que se encuentran parqueados debajo de los árboles. La maniobra le cuesta sólo la extensión de la quilla. Jorge llega con 400 metros de altura, un poco más de 2 minutos más lento que Memo, pero con un start 20 minutos antes, por lo que es superado por 22 minutos.

Finalmente, cuando descargamos los puntajes, descubrimos para mi sorpresa que he superado a Memo por un minuto y un segundo, quedándome con el primer puesto del día, pero no será suficiente para quitarle el primer lugar, ni tampoco será suficiente para que Memo supere a Jorge.

Un poco más tarde llegaría Carlos Correa, a quien vemos girando incluso antes de la meta, cuando también tenía altura suficiente para terminar el recorrido.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s