Hombres Pájaro 2012 – Día 7

Último día de competencia, y el clima está perfecto.

9 de la mañana, y tenemos ya cielos azules con el techo casi sobre el despegue. No obstante, como es apenas obvio, el exceso de humedad hace que nos envuelva una espesa neblina a las 10 am, mientras definíamos la prueba del día.

Optamos por una prueba corta, de 62 km aproximadamente, con el fin de lograr muchos pilotos en meta y muchas caras felices, pero conscientes de que sería una carrera rápida, que toleraría muy pocos errores, y que por las velocidades promedio de los días anteriores, estaría probablemente por debajo del tiempo nominal de 2 horas (el tiempo nominal es el tiempo mínimo de vuelo que la organización ha considerado necesario para evaluar el rendimiento de los pilotos, de forma tal que si los pilotos no están en el aire más del tiempo nominal, el puntaje del día se devalúa).

La prueba consiste en un cilindro de salida de 4 km alrededor del despegue, volando luego hacia el norte rumbo a la Antena de Higueroncito, cruzando luego el valle hacia el suroriente, hacia la Hacienda La Bonita, al sur de Zarzal, volviendo de nuevo hacia el norte hasta La Victoria, para finalmente regresar al suroccidente hasta la pista de Roldanillo, haciendo lo que se conoce como un Reloj de Arena.

Se abre la ventana de despegue, y nos tomamos con calma los despegues, dejando pasar cerca de 10 minutos antes de que se vea algo de movimiento en las rampas.

Finalmente estaríamos todos en vuelo, quemando 30 minutos que nos separan del inicio de carrera. Me percato que no he ajustado bien los tiempos de inicio de carrera en el computador de vuelo, pero sin muchos inconvenientes los ingreso mientras esperamos en el aire, entrando y saliendo de las barbas de las nubes, 300 metros sobre el despegue.

Minutos antes del inicio de carrera, a las 12:30, los pilotos más experimentados ya están tratando de ubicarse en el mejor sitio, pero las térmicas se rehusan a mostrarnos la salida. Afortunadamente logro remontar, y con sólo unos metros menos que Mike Glennon, tomamos una salida muy precisa, casi 1 minuto antes de los directos persecutores. Juan Arango se nos adelanta un poco, acelerando vertiginosamente hacia el despegue de los tanques, pero la línea de Mike y mía parece funcionar muy bien y lo rebasamos con más de 200 metros a los 5 km de la línea de salida.

Llegando a la baliza de Higueroncito, Mike decide girar unas cuantas veces de más pero yo continúo solo presionando hacia el valle, mientras Luis, Dustin y James empezaban a darnos alcance.

Trato de mantener mi ventaja el mayor tiempo posible, y cruzo el valle sin ganar mucha altura, pero escapando al grupo cada vez que me daban alcance unos cuantos metros por debajo.

Logro marcar la baliza de La Bonita, manteniéndome de primero, pero no puedo continuar avanzando tan rápido, al encontrarme con condiciones marginales en la baliza.

Mike llegaría unos metros por debajo para tratar de centrar un núcleo, y luego llegaría Dustin, prácticamente a mi altura, pero mordería la baliza y daría media vuelta inmediatamente, para regresar hacia la Victoria.

Con altura media (1700 mts) salgo a su persecusión, y luego de un planeo que nos deja a 1400 metros, Dustin marca una hermosa térmica que tomo con él.

Luis y James nos alcanzan para entonces, pero unos metros más bajos.

Dustin presiona hacia delante, en búsqueda de un mejor ascenso debajo de una nube joven a 4 km de distancia, pero yo prefiero apuntar a una nube más madura, un poco más lejos, a 6 km, ligeramente a la izquierda de la ruta de Dustin.

Me adelanto un poco mientras Dustin, Luis y James están buscando un ascenso a mi lado.

Con pocos kilómetros por delante (23 o 24 km) calculo que nos estamos acercando al final, y que un pequeño descuido me sacaría de la carrera. Avanzo hacia la última nube saludable antes de la baliza de La Victoria, pero no encuentro un núcleo coherente. Dustin llegaría varios metros por debajo, y James lo secundaría pero algo más alto.

Luis llegaría un poco más tarde, pero casi a mi nivel, y 300 metros más al sur encuentra un buen núcleo, al que no tengo problema para devolverme.

Tomamos la térmica y me adelanto un poco a la salida, marcando de nuevo la baliza de La Victoria de primero.

Para entonces el computador me arroja un 14.5:1, que es un planeo muy agresivo para intentar una llegada a meta.

En lugar de tratar de lograr ese planeo, me predispongo a que necesito al menos 200 metros más para asegurar la llegada, entonces acelero en línea recta, un poco hacia el occidente de la ruta.

Luis por su parte, marcaría la baliza un poco más alto, y se enfilaría hacia el sur oriente, buscando de nuevo las nubes de La Victoria como apoyo para reforzar en el planeo final.

Yo logro ver un Dust Devil (el primero que veo en mucho tiempo aquí en Roldanillo) y en segundos estoy girando la térmica que se levanta a su lado, ganando esos metros adicionales. Cuando el planeo me arroja un 11:1, y mientras Jack Simmons se une a mi térmica apenas en su trayecto hacia La Victoria, decido que es hora de arrancar.

A 4 km de la meta logro ver finalmente a Luis y a Dustin volando un par de kilómetros a mi izquierda, a mi altura y en una línea que va a complicar las cosas a la llegada.  Empiezo a acelerar mientras voy midiendo cómo se comporta el ala y el planeo a la meta. Cuando estoy convencido, acelero hasta 108 km/h y los sostengo un buen rato, mientras las burbujas  y la turbulencia tratan de sacarme de curso varias veces. Veo a Dustin y a Luis cada vez más cerca a mi izquierda, pero finalmente estoy convencido de haberlos superado por unos segundos.

Aunque todavía no hemos visto los puntajes definitivos, al parecer ganaría la prueba por 4 ó 5 segundos, y Luis y Dustin llegarían con el mismo tiempo a la meta.

La tabla de posiciones generales no cambiaría dado que logramos hacer meta en 1h31m, devaluando bastante el día, y las distancias y tiempos de los 4 primeros no fue significativa. En el podio quedaría Luis Rizo, luego James Stinnet, que llegaría 2 minutos después a la meta, y finalmente Dustin Martin. Yo tendría que conformarme con el cuarto puesto, y con la satisfacción de haber ganado dos de las pruebas más interesantes que tuvimos: la más larga y la más rápida. Dustin se habría quedado con otras dos metas, y Luis y James, cada uno habrían ganado una de las mangas. Sin embargo, es apenas obvio que la consistencia de Luis durante todos los vuelos fue significativamente más representativa que nuestros intentos desesperados por ganarle.

El nivel general de los pilotos estuvo muy alto, y se notaba el interés por mejorar y por aprender. Nadie quiso dejar pasar la oportunidad para probarse ante tan importantes visitantes.

Al parecer todos los extranjeros disfrutaron mucho del evento y Dustin asegura que Roldanillo estará dentro de su calendario anual de visitas. Esperemos que así sea, y que junto con él, vengan más pilotos extranjeros a medirse en tierras vallunas.

Mike Glennon logró convocar a un importante grupo de pilotos, y sacar adelante uno de los campeonatos más interesantes que hemos tenido en los últimos años. Su decisión de valerse de Daniel Vallejo para dirigir el evento sirvió para aliviar las cargas de tener que ser juez y parte en un evento importante. Esperemos que estos eventos se sigan repitiendo.

Los resultados y los tracks los trataré de conseguir esta semana para estar publicándolos en forma oficial. Luego publico algunas fotos también.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s