Titiribí – Unal (54 km) en 6 térmicas.

Tuve la oportunidad de subir a volar a Titiribí con Juan Fernando Arango y Alejo Isaza, para hacer el vuelo de prueba del ala de Andrés Duque luego de haber desmontado la vela para coser un bolsillo de costilla.

El ala es una T2 154 con algunas mejoras de T2C, como la quilla de carbono, los insertos de carbono, las costillas gruesas y una vela UVM, con apenas 3 ó 4 vuelos encima.

Nos acompaña Jhon Fredy, alias “Comander”, como conductor elegido.

El trayecto en tierra es largo, pero aun así lo disfrutamos.

El nuevo despegue, 200 metros al sur del despegue que ya habíamos ensayado, es un poco más cómodo para el armado de las alas, con un pequeño filo plano que permite armar al menos 4 o 5 cometas sobre el filo, y tiene además bastante espacio para armar muchas más alas en una ligera pendiente.

Despegue Titiribí

Estaremos armando sin inconveniente y despegaríamos alrededor de la 1:15 pm, sólo unosminutos detrás de Alejo Isaza, y cinco minutos más tarde Juan Arango nos acompañaría.

vlcsnap-2013-02-23-20h24m29s177

Volando sin variómetro pero con XCSOAR montado en el celular, al menos puedo hacerme una idea del vuelo. Hago unas cuantas tomas con la GOPRO montada en la quilla, pero luego tendría problemas de comunicación con el celular y terminaría bloqueando la cámara, sin poder filmar prácticamente nada del recorrido.

Despegando Despegue vista al sur Despegue vista al Norte Jugando en Basenube Siguiendo a Isaza

Sin radios de comunicación, todo se trata de leer el lenguage corporal. Luego de 25 minutos jugando en el despegue, donde ganamos 2800 un par de veces, creo que podríamos ensayar un vuelo de cross country hasta la Universidad Nacional en Santa Fe de Antioquia. Un simple “ir a” en el gps del celular me muestra 54 km por recorrer. Hago varias señas a Isaza y a Juan, y decido salir basenube, cruzando hacia el norte, rumbo a Armenia Mantequilla.

Mis compañeros entienden el mensaje y pronto me siguen. Yo voy cruzando muy lento, cerca de 55km/h, por lo que Juan Arango me da alcance fácilmente. Isaza también viene cerca, pero entonces sólo 4 km en ruta decide regresarse porque consideró que las condiciones no eran adecuadas en la ruta.

Juan y yo estaríamos tratando de buscarlo mientras subíamos de 2200 a 2900 a sólo 7.6km del despegue, llegando a Armenia, pero pronto nos percatamos de que Alejo no nos acompañaría.

Cruzando Armenia Mantequilla

Cuando se está muy alto, y no se conoce muy bien el ala, se vuelve bastante difícil percibir y distinguir una térmica de una turbulencia. El software de XCSOAR colaboró bastante, e incluso me marcaba ascensos parciales y velocidades verticales promedio, pero ver el dibujo de las térmicas o el asistente para centrar térmicas era muy difícil dada la baja luminosidad y la distancia a la pantalla, por lo que me aproveché de Juan para centrar un poco mejor los núcleos y para saber cuándo estábamos en un buen ascenso y cuándo no.

Contando la térmica del despegue, tomaríamos 6 térmicas para quedar en un planeo de 11:1 hacia la UNAL, que en unos minutos de planeo mejoramos a 10.4:1, por lo que parecía probable hacer nuestra meta con un último planeo de 22 km. Juan me aventajaba con un poco más de 1000 metros prácticamente a mi altura, por lo que sería imposible dada mi carga alar y mi pobre arnés, pretender darle alcance conservando la cordura. Sin embargo, a 15 km de la UNAL encuentro una zona de turbulencia seguida de lo que parecía un fuerte ascenso. Luego de un viraje veo un par de gallinazos subiendo 600 mts a mi derecha, mientras Juan empieza a girar delante mio. Prefiero los gallinazos y en segundos estoy en un agradable núcleo que me cuesta percibir como un ascenso de lo suave y agradable. No obstante, el celular está arrojando promedio de +4m/s, y en total promediaría 2,4m/s desde que hago el primer viraje hasta que decido arrancar con 530 metros de altura ganados, dejando a Juan unos metros detrás.

En este planeo de 15 km sostendría un promedio de 82 km/h, acelerando progresivamente desde 60 km/h hasta 112 km/h en los últimos 2 km. El ala mantendría un planeo de 10.2:1 en este trayecto a pesar de la cantidad de altura que quemamos con el último pique. Estaríamos llegando a la pista con 1100 metros (550 mts sobre el suelo), por lo que eventualmente hubiéramos llegado a la pista sin tomar esta última térmica, mientras no quemáramos altura en la forma salvaje en que lo hicimos.

En resumen, podríamos haber terminado el recorrido con 6 térmicas, pero una séptima térmica nos regaló la posiblidad no solo de acelerar hasta lo que daba el ala con mi peso, sino de llegar cómodamente al sitio con altura para revisar el viento y hacer un sano aterrizaje luego de una previsible aproximación.

En términos generales, el ala se comporta muy bien a pesar del bajo peso. Está trimada muy lento, probablemente también debido a mi peso, por lo que no podía soltar la barra de control sin la geometría, o entraba en pérdida, pero la hacía muy agradable en térmica porque no entraba en pérdida a pesar de que incluso la empujaba un poco más. También noto muy elevada la presión de barra después de 65 km/h, por lo que una bajada de sprogs no le sentaría mal, aunque quizás Duque todavía no necesite un ala rápida sino un ala predecible, y así está muy confortable y segura.

Tampoco le ha quitado el sistema limitador de geometría en la quilla, que le podría dar un poco más de ángulo de nariz, y finalmente creo que hay que revisar de nuevo el sistema de poleas dentro de la lateral, pues la geometría está muy “sonora” en su operación y depronto con algo de resistencia, aunque se puede deber a que volé sin guantes por lo que tirar de la cuerda se vuelve más difícil, pues no sólo se hace fuerza con el brazo para halar, sino con todos los músculos de la mano para evitar que la cuerda se deslice y te lastime.

Aterrizados en la UNAL, Juan Arango y Daniel Velez con la cometa de Andrés Duque.

Aterrizados en la UNAL, Juan Arango y Daniel Velez con la cometa de Andrés Duque.

El vuelo está en la bitácora de vuelo, si quieren curiosear. Se puede descargar en google earth con mucho detalle, que informa sobre los ascensos, los promedios de térmica, los planeos y las distancias. Muy recreativo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Titiribí – Unal (54 km) en 6 térmicas.

  1. Pablo Ramirez dijo:

    Sin radio, sin guantes, sin vario, muy bonito, siga así.

  2. jardin dijo:

    me gusta así vuelan los pájaros sin radio sin vario y sin guantes. jajajajajja buena

  3. Realmente el cross no era la idea inicial. Estaba probando un ala para un amigo que le habíamos hecho una reparación menor que había implicado desmontar toda la vela y volverla a montar, entonces inicialmente sólo iba a deslizarme pacíficamente hacia el aterrizadero, pero las condiciones estuvieron tan benévolas que hubiese sido un sacrilegio no probar el ala en todo el rango de velocidades y condiciones que un cross pueden dar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s