Mundial de México 2015. Día 5.

Después de la meta del dís de ayer, el comité quizo poner algo más difícil.

Una prueba de 140km que nos llevaría primero en una línea rápida por la montaña, luego un paso difícil hacia una baloza estratégica, luego subiendo a Monarca. De allí seguía un trayecto de 40 km con viento de frente pasando por sobre el despegue y saliéndonos de las montañas hasta el valle sur, regresando de nuevo casi a Monarca y finalmente  terminando en peñitas.

Al parecer he quedado de 29 en la posición general… lo que indica que debo despegar de segundo después de los 10 cupos para los “early bird”.
Explicando un poco, despegar de primero es correr el riesgo de tener que buscar el primer ascenso solo. En los campeonatos importantes dokde el despegue es ordenado, los 30 primeros del ranking provisional despegan en orden invertido, y desde allí lo hacen en orden.

Salen 10 pilotos y empiza el despegue ordenado.
Davide Guiducci, un italiano simpático con el que hemos volado en muchos otros campeonatos, está justo detrás mio y me llama y me dice que no despegue todavía, que están marginales las condiciones.

Mi rampa no tiene afán y la directora de despegues le da vía libre a las otras rampas.

Por cerca de 5 minutos esperamos mientras vemos a los pilotos luchando por sostenerse apenas a nivel del despegue.

Claudia, que estaba registrada como “early bird”, no tendría suerte y aterrizaría prematuramente.

Finalmente 2 alas empiezan a subir justo en frente de nosotros. Despego y 30 segundos después hay 5 alas mas en el aire ascendiendo en un suave núcleo.

1 hora para el primer start. El cielo se vuelve un escenario donde parecemos bailar ballet. Esquivando elegantemente la trayectoria de otros pilotos mientras tratamos de predecir el punto de mejor ascenso y anticiparnos a los virajes agresivos y pequeñas correcciones que hay que estar haciendo en esta danza errática.

image

Manfred Ruhmer esperando el start.

La altura se pierde tan rápido como se gana en los cortos ciclos térmicos que se disparan de la ladera del despegue.

3 minutos antes del start la térmica se muere. Todo el grupo empieza a avanzar, cuando es claro que hay al menos 10 pilotos con más de 300 mts de altura sobre nosotros.

Trato de volar lento y conservador, reteniendo toda la altura posible y observando el movimiento de todos los demás.

Para la primera baliza probablemente voy de 50 ó 60, y el lote de punta nos lleva ya 7 km pero trato de mantener la calma y avanzar sólo con toda la altura extra que me sea posible.

Dejando a un lado las ganas de llevarme algunos bonos de liderato, prefiero hacer un par de giros mas en las térmicss mientras mi grupo avanza.

Para la segunda baliza nuestra estrategia conservadora nos paga con intereses, y adelantamos unos cuantos puestos mientras algunos punteros luchan por no aterrizarse. Veo a Rudy 600 mts mas bajo luchando en un fuerte viento tratando de rescatarse.

Se está formando un gaggle (grupo de alas que se mantiene junto en forma mas o menos coherente) interesante aunque en ocasiones algo tímido y lento para tomar decisiones.

En un par de ocasiones termino halando un poco al grupo.

Hacia la cuarta baliza nos atoramos un poco pero finalmente tomamos una buena línea y nos aseguramos altura extra que nos permite tomar una línea de convergencia con un corredor de nubes desde la baliza y hacia el suroeste, contra el viento pero conectando con unas nubes que nos permiten avanzar casi 30 km hasta la penúltima baliza.

El grupo de punta nos cruza cuando todavía nos faltan 3 km para la baloza por lo que nos aventajan por 6km y varios metros de altura.

Mi grupo parece no deshacerse, e incluso para cuando viramos en la baliza sur, hay un monton de alas siguiendonos a menos de 2 ó 3 km.

Derek, un piloto americano que está un par de puestos delante de mí en la tabla general, ha estado liderando nuestro grupo. Apenas le damos alcance y con sólo una veintena de metros de ventaja, se escapa.

Trato de seguirle el rastro todo el tiempo para usarlo de marcador.

Zac tambien viene con nosotros y acelera un poco unos 50 metros mas bajo, para atravesar la sierra del despegue.

Yo me freno y me quedo con el italiano y los dos ingleses, pero luego de estar dominando, me demoro unos segundos en ubicarme en el ascenso que marca el italiano Guiducci y quedo debajo del grupo por 30 metros.

Entonces mi grupo toma la decisión mas extraña del día. Giran a la derecha de la ruta a buscar las caras internas del Peñón, siguiendo a Derek, que ahora está mas bajo.

No logro ubicar a Zac  porque su ala se camufla tan pronto está por debajo del horizonte, pero estoy seguro de poder encontrar un ascenso bueno de nuevo pasando sobre la montaña. 
Hay un piloto de aeros subiendo allí atrás.

Lo acompaño y tardo un par de segundos en acomodarme 200 metros debajo.

La distancia a la meta es de 18km. Tomo el ascenso hasta que el planeo requerido a la meta, pasando por la última baliza es de 12:1.  Todavía es muy justo considerando que los últimos 10 km son son viento de frente a través de un pequeño vénturi.

Me arriesgo confiando en unas nubes en la línea que parecen mantener la convergencia activa.

Siguiendo el aprendizaje de los últimos días, desacelero lo más que puedo en las ascendencias y acelero tan pronto desaparecen, pero manteniendo unas velocidades de planeo bajas, con el fin de mantener la altura.

Para cuando rodeo la baliza, el piloto de aeros no sólo está 200 mts más alto, sino que para a termalear.

Yo me doy la vuelta y continuo algo preocupado pero con un planeo que ya arroja 8:1 y 150 mts positivos. El gol se ve no solo lejos, sino también en subida.

El piloto de la aeros aprovecha su altura extra y acelera un poco más, adelantándome. No importa, no me puedo dar el lujo de acelerar.

Entro a la meta en un patrón de otras 2 alas, con la altura justa para un patrón básico y justo de aterrizaje con giro izquierda.

Hay una agradable brisa en la meta que facilita bastante las cosas. Hasta tengo tiempo de saludar al camarógrafo antes de poner los pies en el suelo.

Pedro ha llegado 4 minutos antes, de 8vo ó 9no, y Claudia y Ani están allí esperando y escuchando las noticias de la carrera que Ricky, mi hermano, les adelanta por whatsapp desde su oficina en Colombia…

Ricardo Vélez. 3:57PM. Buscando a Manfred.
Ricardo Vélez. 4:00PM. Manfred se fue a comer burritos en el km 55.

image

Viendo la llegada a meta de Daniel Mota, 2 minutos después del cierre de meta

image

image

image

image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mundial de México 2015. Día 5.

  1. siroco0120 dijo:

    Dani que bueno ver que te la estas gozando, nosotros desde nuestros computadores, teléfonos y otros peleando con la señal para disfrutar de la transmisión y hacer fuerza viéndote caso aterrizado en unos momentos y relajados cuando vas por las nubes, la verdad he disfrutado de este campeonato casi como si estuviera allá, además de lo que disfruto tus relatos en el blog; me alegra mucho ver tus vuelos y lo que haz venido haciendo, te felicito y espero que sigas volando el resto del campeonato como lo vienes haciendo, vamos por el top 10.
    Animo y pa lante, saludos a Pedro, Greñalda y mon aniverse.
    Buen viento y buenos vuelos!!!

  2. Clara dijo:

    Dani seguimos acompañandatote desde aqui, vas muy bien, muy orgullosos de nuestro hombre pájaro, un abrazo . Tia clara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s