Nacional de Ala Delta 2015 – día 3

Lucho Jimenez, parapentista y experimentado coordinador de eventos internacionales de vuelo libre en Colombia, nos acompaña como director del campeonato para lo que será la tercera jornada del evento.

image

El día nos muestra un clima bastante optimista en los programas de meteorología, y el comité de pruebas, conformado por Alejo Trujillo, Conrado Muñoz y Héctor Corrales, decide una prueba hacia Ansermanuevo, regresando a cruzar el valle hacia Obando, luego marcando Zarzal y finalizando en Roldanillo, para una distancia de poco mas de 90 km.

image

Dos starts, a las 11:30 y a las 11:45, nos proponen, por lo que opto por concentrarme en el segundo de ellos, para tratar de volar con más pilotos y con suerte, alcanzar a los que tomen el primer start.

En el despegue tenemos un par de situaciones propias de la familia de vuelo, una de ellas, celebrando por sorpresa el cumpleaños de Alejo Isaza.

image

La otra, un poco más íntima, fue la visita de Carlos Rizo y sus tres hijos. Carlos ha sido uno de los pilotos más representativos de Ala Delta de Colombia, participando en varios campeonatos mundiales, y con quien creé una especial amistad y empatía participando en Italia 99, al lado de su hermano, Luis Rizo. A Carlos no lo veía desde hace bastante tiempo, y aunque conservábamos algo de contacto por las redes sociales, le estaba debiendo un intenso abrazo desde que Luis Rizo falleció.  Hoy pude descargar un poco toda esa energía, no sin derramar un par de lágrimas.

image

image

Los despegues transcurren sin mucho estrés. Esta vez me tomo mi tiempo, y finalmente me dispongo a despegar en la mitad del grupo.

Nos acomodamos para el segundo start y lo marcamos, seguido de cerca por Juan Camilo, y un poco detrás, otra parte del grupo.
Delante de nosotros con el primer start van Alejo Isaza y Oscar Morales, pero no los tenemos en visual.

El trayecto es rápido y volamos muy alto conectando las nubes que se disponen un poco más al occidente que de costumbre.

Para cuando llegamos a la zona de Las Brisas, a 12 km del despegue, el grupo está muy estrecho y Gustavo Jimenez toma la inciativa, escapando hacia Amparito. Yo me decido por probar una ruta más agresiva, completamente nueva para mi, persiguiendo una línea de nubes que se extiende bastante más allá del despegue de La Unión, por lo que, de funcionar, nos permitiría avanzar más rápido que la ruta clásica y más recta de Higueroncito.

Me siguen Mauricio Tovar y Conrado un poco más atrás.

La decisión da sus frutos y para cuando estoy llegando al paso entre La Union y Toro, veo a Alejo Isaza un par de térmicas delante.

image

Volando rápido me empiezo a acercar a Isaza, tratando de mantener la calma para no perder la altura que me permite conservar la línea por la cordillera occidental, muy retirados del confort de los aterrizaderos del valle.

image

Para cuando estamos pasando San Francisco, logro darle alcance, pero entonces un cirro nos detiene nuestro certero avance.

Nos frenamos en un patrón suave de ascenso, mientras esperamos para tomar la siguiente decisión. Estamos a 14 km de la baliza de Ansermanuevo, pero probablemente estamos en la última ascendencia del trayecto, y el sol está a más de 25 km de planeo (regresando de marcar la baliza hacial Obando).  Si no encontramos una térmica o un ascenso residual en el trayecto debajo del cirro, nuestro vuelo habrá terminado.

Un poco de sol, que considero será el último, ilumina la zona cercana a la baliza, y le hago señas a Isaza para que arranquemos.

Cada uno escoje una línea diferente, y yo logro marcar la baliza primero y un poco más alto, pero al regreso no he encontrado ninguna ascendencia.

Luego de probar todo el filo de las montañuelas aisladas al occidente de la pista de Cartago, sin encontrar un ángulo del viento que pudiese sostenerme siquiera, termino por jugar una última carta, volando a través del río y hacia un pequeño cultivo de maiz recogido que están empezando a quemar…. Llego extremadamente bajo, apenas logro hacer 2 giros completos en una incoherente ascendencia en la que pierdo más altura de la que gano, y termino regresando un poco sobre mis pasos para escapar de la zona que estaban quemando.  Aterrizo sin pena ni gloria con un buen flare.

Segundos más tarde pasará Mauricio Tovar sobre mi cabeza y aterrizaría justo en frente mío, unos 500 mts más al norte.  Alejo Isaza encontraría un pequeño ascenso de regreso de la baliza y lograría pasar sobre nosotros hacia la pequeña quema, pero todavía era muy incipiente para sacarle algo de energía.  Terminaría aterrizando 800 mts más al sur, rumbo a la siguiente baliza, y quedándose provisionalmente con el primer lugar.

Sin embargo, cerca de 20 minutos más tarde llegaría primero Juan Camilo Marín, que lograría tomar un esquivo e inmaduro núcleo sólo un poco más alto de lo que Isaza y yo llegamos a la quema, y lentamente se despegaría del suelo ganando cerca de 800 mts de altura. Pensamos que Juan había entonces ganado la prueba, cuando lo vemos arrancar hacia el norte, rumbo a la baliza de Anserma a 5km de distancia, que todavía no había tomado, por lo que aún estamos delante de él.  Mientras tanto, llegaría Carlos García, esta vez desde la baliza norte, y luego de robarle unos 300 metros a la pequeña quema, arrancaría hacia el sur. 

El día para entonces se empieza a abrir, y el cirro se discipa. Hay sol por todas partes, y probablemente las térmicas han vuelto a aparecer, pero no parece haber nadie en el aire a excepción de Juan Camilo y Carlos.

Mas tarde nos enteramos que Juan Camilo sólo logró marcar la baliza y volver un poco hacia el sur por lo que no nos pudo pasar, mientras que Carlos García no tuvo suerte para conectar con el segundo ciclo del día, y terminaría cerca de 8 km más al sur de nosotros, probablemente quedándose con un merecido primer puesto en una difícil prueba.

El día se abrió muy lindo, y mostró un buen potencial. La definición de la prueba no tuvo la suerte de predecir la aparición de un inoportuno cirro que apagaría las condiciones en la baliza más difícil justo cuando los pilotos estábamos llegando allí.

Pendientes para los resultados.

Mientras esperaba el carro, me metí en una pelea de perros para salvar a un pequeño french poodle de un enorme perro, y salí mordido por el pequeño french poodle… malagradecido el maldito perro ese…

image

Al regreso, pasamos por el ferri de San Francisco. Muy lindo.

image

image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nacional de Ala Delta 2015 – día 3

  1. carlosrizo dijo:

    Danielito,
    Me encanto acompañarlos en la montaña y poder compartir con mis hijos la felicidad de la familia del vuelo libre en Colombia. Gracias a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s