Campeonato Nacional de Ala Delta 2015 – Día 5

Un sol madrugador y un cielo despoblado de nubes se confabulan para producir un día extraordinario.

image

El comité de pruebas, conformado por Mauricio Tovar, Fernando Arcila y Anibal García, no son extraños a las condiciones, y optan por una prueba de poco más de 111 km.

La prueba parece además tener la mano de Lucho Jimenez, ya que posee un segmento de dificultad muy particular, que nos hace cruzar el valle por lo menos tres veces.

Despegue de La Tulia, start de entrada en Higueroncito con 3 km, luego Obando con 3 km, luego regresando a marcar el parque de Bolivar, con 2km, constituyendo ésta la baliza técnica más curiosa del día, continuando al sur para marcar la pista de Tuluá con 5 km, y finalmente haciendo meta en la bodega de Zarzal con un radio de 3 km, para poder aterrizar antes del pueblo, justo en frente de la pista de Zarzal.

image

Un único start a las 11:50 nos obliga a todos a ponernos en marcha desde temprano.  Muchos pilotos parecen no comprender que el start está desde los 13 hasta los 19 km de distancia, por lo que sólo algunos se percatan del poco tiempo que tenemos para llegar allí.

Yo despego de 4to, pero Juan Camilo ya nos aventaja por más de 5 kilómetros y está avanzando cómodamente a posicionarse.

Apenas tengo el tiempo justo para ascender lo más óptimo posible y ya estamos corriendo para cubrir esos 19 km en menos de 30 minutos.

Nota técnica sobre el start: Ahora que el comité de pruebas es un grupo de pilotos que probablemente no ha estado familiarizado con el tema, es importante aclararles un concepto para ser más acertivos a la hora de poner los cilindros de inicio de carrera.  El principio que se debe respetar es que el cilindro debe ser de entrada cuando la siguiente baliza esté dentro del cilindro (P. ejemplo, un start de 5 km alrededor de v01 y la siguiente es la misma v01 con 400 mts), y debe ser de salida cuando la siguiente baliza está por fuera del start, como el caso de la prueba del día.  Sin embargo, en esta ocasión decidieron un start de entrada, cuyo punto óptimo estaba en medio de una transición del valle…

image

Foto Oscar Gómez

En ruta hacia el start vamos Juan Camilo, Juan Arango, Alejo Isaza y yo, en un sólido grupo que promete bastante.

Los contacto por radio 6 minutos antes del Start y les digo que ya es hora de salir. Iniciamos un planeo lento (55-60km/h) manteniendo la altura en la medida de lo posible, y llegamos a la línea de salida en medio del valle unos 15 segundos más tarde. Entonces, nos vemos obligados a realizar un giro de 360 para poder salir, entrar a marcar el start y volver a salir rumbo a la siguiente baliza, perdiendo 50 metros o más en el proceso.

Probablemente Juan Arango, quien incluso tras las advertencias pregunta extrañado porqué estoy girando, se hubiese saltado el start por completo si no lo acompañamos.

Llegamos a la Victoria y soy el primero en llegar a la térmica. Una vez estoy llegando a la parte más alta, se disminuye el ascenso y decido esperar varios giros a que Juan Arango me alcance, porque la siguiente baliza, en un cielo completamente despoblado, puede resultar comprometedora.
Ala con ala, salimos en formación, mientras Juan Camilo se quedaría subiendo en La Victoria.

Marcamos sin encontrar la mínima muestra de ascendencia en el camino e inmediatamente regreso sobre mis pasos. Juan Arango, que está exáctamente a mi altura, decide avanzar un poco más con el pretexto de que no tiene altura para regresar, pero momentos más tarde, regresa ahora 100 mts más bajo, siguiéndome de cerca.

Yo llegaría con la altura justa para probar suerte detrás de tres pequeñas colinas y encuentro un inmaduro núcleo pero necesario y suficiente para empezar a subir. Para entonces, Juan Camilo continúa ascendiendo pero ahora con más de 8 alas alrededor. Juan Arango no tendría altura para llegar a la tercera colina y quedaría precariamente atorado en la primera, apenas sobreviviendo.

Cuando estoy llegando a basenube Juan Arango finalmente empieza a desenterrarse.

La línea hacia la siguiente baliza está desprovista de nubes pero muy soleada. Sin embargo, estando adelante con una cómoda ventaja sobre el grupo persecutor, decido probar regresar a la montaña. Tomo una térmica cerca a Amparito acompañando a dos pilotos que apenas vienen para el start, pero las condiciones ya están separadas de la montaña. La siguiente nube se alínea por la carretera y la sigo apenas sosteniendo un poco el planeo, para verme llegando al Basurero de Roldanillo con apenas 500 mts. El viento del pacífico ya ha entrado y no son siquiera la 1 pm. El ascenso resulta agresivo, errático y difícil, luchando contra un viento fuerte y descendente.

Con altura suficiente para cruzar hacia Bolivar, hago un planeo para marcar la baliza por el costado occidental y trato de conectar con la Cantera y la Antena de Bolivar, a donde llego con más de 2000 mts, pero no se mueve ni una hoja cuando paso sobre lo que suele ser la zona térmica más fuerte del valle.

Precariamente asciendo en Cerro Rojo y viendo que la montaña ya es un caso perdido, enfilo hacia las laderas de Huasanó.

Allí perdería tiempo y altura en un tobogán de descendente y turbulencia en un viento desordenado que por un lado desciende del pacífico y por otro lado asciende hacia la ladera con térmicas anabáticas.

A 200 mts del suelo todavía no tengo claro cuál es la dirección en que debo aterrizar… sólo una vaga idea.  A 1 km de distancia hacia el norte, en un inmenso arado, veo dos enormes dust devils levantarse violentamente. Es mi última opción antes de tener que improvisar un aterrizaje en medio de las condiciones más desalentadoras posibles.

Con lo que creo, son menos de 100 mts sobre el suelo, llego sobre las huellas de los dust devils que han escapado al arado y se adentran en un cultivo de caña, haciéndose invisibles. Sólo el movimiento errático y circular de las cañas sirve para seguir su paso…
Tomaré lo que considero, es una de las térmicas más sucias, desagradables y bajitas que he tomado en mi vida. Cuatro o cinco batidas, con stall en virajes, pero ganando más altura de la que estoy perdiendo, me mantienen en el juego todavía.  Usando toda la stamina que me queda, mantengo el núcleo en una situación de aparente control, pero en el fondo no soy más que una hoja de trigo siendo tirada por la térmica para todos los lados.

Finalmente 300 mts más alto empieza a tener coherencia y puedo centrar un núcleo fuerte pero coherente. Tan pronto me recupero, pongo pies en polvorosa y escapo hacia el medio del valle.

Me detengo en cuanta térmica incipiente encuentro, y lentamente voy perdiendo altura. 

Para cuando marco Tuluá e inicio el regreso, me cruzo con Jorge García, que viene sólo 6 km detrás y a mi altura, luchando contra un viento sur aparente, mientras yo sólo me dejo derivar hacia la meta, a 30 km.

Entonces, cerca de Jorge empiezo a ver más pilotos, algunos incluso extremadamente altos, como Gustavo Jimenez, que está entre Bugalagrande y Andalucía a más de 3200 mts, cuando yo sobrevivo con apenas 1500 mts (500 sobre el terreno).

Me juego mi altura saltando sobre las colinas de Bugalagrande debajo de donde estaba Gustavo, y una excelente térmica debajo de un buen corredor me lleva hasta 2700. Continúa subiendo considerablemente pero ya tengo, a 17km de distancia, la meta en un planeo de 10:1.  Me largo y llego a la meta con 14 minutos de ventaja sobre el grupo.

image

El viento es fuerte en el aterrizadero y Gustavo y Anibal entrarían muy bien a pesar de lo turbulento de las condiciones justo hasta el suelo. Hay más de 30km/h de viento del pacífico.
A la meta llegaríamos Yo, seguido de Alejo Trujillo, luego Gustavo Jimenez, luego Anibal García y finalmente Oscar Morales.

image

Alejo Isaza, que vendría un poco detrás, no tendría tanta suerte y terminaría aterrizando 5 km antes de la meta y la turbulencia lo haría golpear el suelo con fuerza, rompiéndose la clavícula izquierda en tres partes.

image

Terminaríamos llevándolo a Pereira donde una hermana, para tomar un vuelo para Medellín el día siguiente en la mañana, donde será evaluado para cirugía, con el fin de reducir un poco la fractura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s