Canoa 2015 – Día 3

Un poco de sol por aquí y por allá, algo extraño de ver en Canoa en esta época del año.

Luego de surfear toda la mañana con Jelko y Familia (o al menos, luego de remar 1 hora, tragarme 2 litros de agua salada, y pararme 8 segundos sobre una tabla, suficiente para la foto), subimos como siempre, alrededor de la 1 pm.

Las condiciones se ven agradables, pero justo cuando estamos armando, un piloto novato que está practicando despegues, tiene un feo incidente cuando pierde el control del ala izquierda y rota hacia la ladera estrellándose contra los árboles. Es el segundo estrellado en los 3 días de competencia.
Su ala queda muy rota y el sufre algunos golpes menores, pues queda suspendido entre ramas. Tiene una pequeña pero profunda herida en el mentón, aun habiendo usado un casco integral.

Luego del mal momento, el director decide suspender por el día los despegues de los pilotos novatos y de aquellos que no están compitiendo, no con ello queriendo decir que quienes sí estamos compitiendo lo vamos a hacer mucho mejor que el piloto novato que tuvo mala suerte. Continuamos preparándonos algo indispuestos pero tratamos de mantener la concentración.

Un despegue sin inconvenientes nos deja en un patrón de espera de cerca de 50 minutos, para nuestro inicio de las 16:30, en la carrera estandar (Radios de giro de 900 mts en la baliza sur y de 1km en la baliza norte, con meta en el despegue de 400 mts, para dos vueltas completas), justo cuando la carrera Sport Class, que tiene su inicio a las 15:30 ha dado inicio. Aprovechamos el tiempo libre para sobrevolar un trayecto con los sport y perseguirlos hacia la baliza sur. Es increíble cómo vuelan los punteros. En la última pasada persigo de cerca a Jacob Espinosa, quien está siendo perseguido por Fausto Arcos, 20 segundos detrás, y realmente me toma bastante trabajo mantener el frenético ritmo de esta categoría.

5 minutos para el inicio de carrera y suena la alarma de mi reloj. La configuro nuevamente para 2 minutos antes. Nos empezamos a poner serios. Parecemos tiburones en un acuario nadando en un aparente caos, pero sin toparnos en el camino.

2 minutos antes y ya las cuerdas de geometría se extienden como apéndices debajo de todas las alas, que se empiezan a mover ahora más organizadas, lentamente hacia la línea de salida.

De nuevo trato de retrasarme un poco, para poder acelerar mucho antes del tiempo y cruzar la línea de salida con inercia.

Al igual que los dos días anteriores, logro cortar la línea con 4 segundos de márgen, pero a más de 80km/h, mientras que los demás del grupo de punta lo hacen casi al mismo tiempo, pero bastante más lento, por lo que tienen que acelerar y allí es donde tomo un poco de distancia.

Me mantengo un poco conservador porque el día no parece tan fuerte, y vuelo bastante más alto de los márgenes de los días anteriores. Antes de la primera baliza me empiezan a dar alcance y Tom me pasa por el lado mientras Dustin ataca varios metros más alto y también me supera.

Mi computador de vuelo me ha estado dando problemas de grabación, por lo que lo he reseteado por completo para tratar de depurar su memoria interna. Llegando a la baliza sur, la configuración del computador me salta a la pantalla del mapa justo cuando estaba por marcar la baliza, y al perder mi campo de referencia, también pierdo la baliza por 3 metros, por lo que debo hacer un violento contraviraje hacia la izquierda, y contra la ladera, para marcar el cilindro y salir disparado sobre los árboles y debajo de Rudy, que me mira atónito mientras alarga su viraje unos metros de más.

En el trayecto norte, Rudy saca los dientes y me rebasa pasando Briceño. Me dejo rebasar pero mi ala está desempeñándose mejor (por lo menos parece más competitiva) pues le he ajustado las puntas un poco más abajo (ojo, no son los sprogs, que con esos no se juega).

La carrera transcurre sin contratiempos al menos entre Rudy y yo, que me toma una pequeña ventaja y la mantiene durante todo el tiempo. La prueba la hacemos un poco más alta y resulta ser la más rápida de todo el campeonato. No nos es claro si la mayor velocidad se debe a las condiciones o a nuestra decisión de volar un poco más altos.

Por su parte, la carrera en la punta ofrece todo un espectáculo, parecido a una carrera de motociclismo. Los punteros intercambian posiciones varias veces, y no parece haber una ventaja competitiva entre los dos pilotos. Incluso Tom empieza a liderar y Dustin se retrasa unos metros, pero cuando decide atacar pierde su altura pero no logra rebasar a Tom.

En la última vuelta al norte, Tom gira muy justo sobre la marca, y desafortunadamente falla la baliza por poco menos de 3 metros, pero no se regresa, quizás confiando en haberla tomado con el gps backup, quizás simplemente porque ya no tenía altura para hacer un giro de 360 sobre el parque, pues con apenas 90 mts de altura no podría regresar a la ladera del hotel.

La carrera a meta lleva a Tom delante y a Dustin unos segundos detrás, cortando finalmente el cilindro de meta, Tom por la carretera y Dustin por la playa.

Rudy y yo entramos tercero y cuarto sin mucho riesgo, con 60 mts de sobra sobre el suelo, para volver a ascender y regresar al aterrizadero oficial.

Dustin llegaría tan bajo que debe aterrizar en la playa al frente de la meta, mientras que Tom vuelve a ascender y hace un pequeño tour hacia el norte, y regresando a la meta en el hotel. No sabemos si lo hace porque dudaba haber marcado esa última baliza, o si por error simplemente completó el recorrido en 1h30m, cuando la carrera tardó apenas 40 minutos.

Sólo en la noche nos daríamos cuenta del error de Tom, y en la premiación tendríamos la sorpresa de que Tom pierde su segunda posición y baja hasta el puesto 7mo en la general, permitiéndonos a Rudy y a mi escalar al 2do y 3er puesto respectivamente, mientras que Dustin se queda cómodamente con el primer lugar.

Alejandro Trujillo volaría conservador y perdería su puesto detrás de mi con Rafael, quedándose con el 5to lugar. Mauricio Hoyos habría completado las 3 pruebas, lo que lo haría acreedor del 8vo lugar.

En la categoría Sport, Juan Camilo se quedaría con el 6to y el guache se tendría que conformar con el puesto 11 luego de una agresiva carrera el primer día, que lo saca de las aspiraciones al podio.

En general, fue un evento muy exitoso, y a pesar de los accidentes e incidentes, todos ellos sin consecuencias, Canoa se muestra como un evento divertido de carreras puras en ala delta, super divertido tanto para los pilotos, como para los espectadores y acompañantes.

Volveremos, no hay duda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Canoa 2015 – Día 3

  1. Oscar Gómez dijo:

    Volveremos, de eso no hay duda.

  2. Fernando Herrera dijo:

    Gracias por asistir. Les esperamos en el 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s