Tratando de recuperar el honor – Apia y Florida.

El pasado fin de semana (30 y 31 de Enero de 2016), y aunque ya lo estábamos programando, no quisimos esperar más y nos embarcamos en la proeza de tratar de recuperar el Récord Nacional de distancia.

Para ello, teníamos planeado utilizar un despegue en Apía que habíamos ensayado unos 5 años atrás con Jorge García y otros pilotos (Conociendo Apia Apia El retorno).

 

Alejo Isaza, Sergio Arango y Comander salimos a las 4:15 am de mi casa rumbo a Apía.

Apía.

image

Ubicado en la cordillera occidental, tiene la ventaja de que es calentado por el sol de la mañana al igual que Roldanillo. Con un despegue a 1880 mts, y con buenas condiciones, el sitio fue adquirido por el club de parapentes de Apía.  Recomendamos llamar al presidente cuando lo piensen visitar, pero fueron muy cordiales y nos explicaban que de momento es un despegue que pretenden mantener gratis.  Se puede acceder con vehículo 4×4 justo hasta la zona de despegue. Es amplia y cómoda para armar y tiene detalles como avisos ecológicos y un conservado yarumo justo encima.  Realmente es un sitio bonito.

image

(Alejandro Bermudez, 314 714 4333)

La rampa permite despegar ligeramente hacia el nor-oriente por un pequeño filo, para escapar hacia el valle, o despegar un poco hacia el sur-oriente, con mejor ángulo de viento, pero mas abajo y al frente en una senda que parece 7:1 hay un “repecho” que asusta un poquito.

El viento estaba fuerte y despegamos sin mucho drama por la rampa suroriente, pasando cómodamente (con más de 20 mts) sobre el repecho mas abajo, 5 minutos antes de las 11 de la mañana.

Esperamos unos minutos termaleando con dos parapentes, mientras Sergio y Alejo despegan.

15 minutos más tarde, y sin ganar mucha altura, empezamos a movernos, hacia el sur.

La primera parte es bastante lenta y nos tomamos las cosas con calma. Planeos de cortos al principio nos hacen avanzar muy lento, mientras nos detenemos para recuperar los escasos 200 mts que perdemos en cada salto.  Trato de empujar un poco más agresivo. Sergio se queda un poco atrás y su variómetro se enloquece, por lo que se va a aterrizar a La Virginia

Alejo Isaza salta hacia Balboa mientras yo prefiero continuar más cerca al valle antes de adentrarme a la cordillera. Su línea le permite mantener el ritmo y seguirme sólo 3 km detrás.

En Ansermanuevo nos atoramos un poco, tratando de conectar unas nubes altas atrás en la montaña, pero las térmicas parecen turbulentas e inmaduras y cuesta trabajo mantenerse en ellas.

Alejo me alcanza y por unos momentos estamos volando ala con ala.

Conecto un núcleo debajo de un parapente y me enrosco agresivo en él, tomándole un poco de ventaja a Alejo.

Nos movemos hacia el sur, y luego de dos tímidos giros en una térmica suave, decido aprovechar toda la altura para presionar montaña arriba, hacia el occidente, debajo de una provocativa nube.

De no conseguir subir, me espera un descenso de regreso hacia Ansermanuevo, pero hay algunos aterrizaderos sanos que me dan la tranquilidad para adentrarme.

Mi decisión resulta acertada y llamo a Isaza, que me acompañaría un poco más tarde, pero ya entonces le tendría cerca de 300 mts de altura de diferencia.

Aprovechando esta altura, cortamos detrás de San Francisco hacia la parte alta de la cordillera occidental, donde conecto con dos tres parapentistas.

Acelero el paso y pierdo de vista a Isaza. Pasamos detrás de Toro y conectamos con el despegue de la Unión, donde una buena térmica nos pone en posición ideal para cortar hacia el Sur de la Victoria.
image

Finalmente un planeo de 12 km y empezamos a sentir que nos movemos, pues las velocidades promedio habían estado alrededor de los 25 km/h hasta ese momento. 2h30m para hacer los primeros 30 km.

El sur de la Victoria me recibe sin nube, pero con una térmica increíble, y de allí, apoyándonos en varios cumulitos en línea, girando una o dos veces nada mas, saltamos Zarzal por detrás para llegar a La Bonita a ganar altura con un grupo de parapentes que están viniendo altos del Molino, rumbo a La Paila y luego a la meta en La Pista de Zarzal.  Los aprovecho para marcar la térmica, pero me toma algo de tiempo encontrar un núcleo coherente.

Para entonces Alejo Isaza reportaría haber aterrizado al norte de La Victoria.

Pasando la Paila tomo una térmica sosa, pero después de cuatro giros, logro reconocer a unos gallinazos 700 mts hacia el oriente. Me abalanzo debajo de ellos y “bum”, un ascensor me sube casi 800 mts en 5 minutos. (Eso es como subir desde la transversal superior hasta el alto de las Palmas en sólo 5 minutos)

Un planeo de 15 km hasta Bugalagrande, y estamos moviéndonos finalmente.
image

Hay un poco de viento del sur en las derivas que nos facilita el avance.

Los planeos están promediando 12:1 en velocidades cercanas a los 70kph.

Con un refuerzo en Andalucía, y un planeo de 8 km, saltamos al sur de Tuluá, donde llegamos con más de 2000 mts a subir hasta 2650.

Otros 8 km pero en un 10:1 y a 65km/h, llegamos a San Pedro. Aquí todo está nublado. Aprovecho el borde entre la sombra y el sol, y me tomo con calma un ascenso que empieza lento pero coherente y termina rápido, promediando 1.8m/s, hasta 2750. Aprovecho una línea de nubes para ganarme unos metricos mientras avanzo hacia el sur, permaneciendo 15 segundos dentro de la nube.
image

El panorama no se ve bonito.  Son las 3:10 pm, y un cirro tiene toda la zona fría. Además, hay unas pequeñas nubes con virga y está lloviznando un poco. Me lanzo en un planeo tratando de buscar las líneas de lo que antes eran nubes, pero no encuentro apoyo en ellas. El aire está estable y empiezan a caer gotas por doquier.

Me golpea el viento suroccidente del pacífico y mi velocidad disminuye drásticamente a 55km/h.

Justo al sur de Buga estoy en el límite de una suave brizna. Aprovecho un poco de sustentación adicional para recuperar 200 metros mientras ruego por una nueva térmica que me permita escapar en un largo planeo de esta lluvia… Es inutil. La lluvia, aunque supremamente suave, se hace más extensa y se aprecia más densa justo en la ruta hacia Pie de Chinche.  Me largo en un último planeo, un poco contra el viento, volando hacia Guacarí, donde se me acaba el impulso, aterrizando a las 3:43 pm, y con 151 km de recorrido y después de 4h50m.
image

El Vuelo

Muy contento con el potencial del despegue de Apía. Me quedo corto 23 km de recuperar el honor, pero como Dustin me explicaba esa noche (Dustin Martin, actual poseedor del récord mundial de distancia abierta en ala delta, con un vuelo de +750km en Texas) es más divertido no tener el récord, porque vas a tener el aliciente de romperlo todo el tiempo. (No me importa Dustin, yo quiero mi récord).

Florida.

image

Nos encontramos para cenar con Dustin, Natalia y dos extranjeros más que están en el “tour” de cross country organizado por Dustin.

Durante la cena surge la idea de Mike Glennon que quiere ir a volar en Florida. Natalia nos había hablado del sitio un año atrás pero no habíamos tenido el empuje de ir a conocerlo.

Estando en Siga La Vaca, a menos de 30 minutos de Florida, es la oportunidad perfecta.

Hacemos los números y resulta que despegando de Florida, es posible lograr el número mágico de los 200 km (apenitas) sin tener que desviarse del valle de Risaralda, sólo pasando Viterbo.

Nos tardamos un poco en salir del Hotel, pero llegamos al pueblo sin mayores trabas.

En el parque mientras esperamos a Mike, unos habitantes locales nos ofrecen su ayuda para llegar al despegue, dándonos indicaciones de por dónde escapar del pueblo y su bullicio del sábado (del parque central, en la cara sur, avanzar una cuadra al oriente, luego dos cuadras al norte, y finalmente tomar la calle 11 hacia el oriente, derecho.

Una vez en la carretera destapada, se asciende aproximadamente 8 km hasta un portón azul y amarillo a la izquierda. Se desvía por el portón y luego se sigue paralelo al cerco más nuevo, hasta la pista de despegue.

El sitio, de propiedad de una familia que lo está adecuando, está increíble. Con un filo completamente expuesto permite despegar casi virtualmente de donde armes. Con capacidad para muchísimas alas, con un pequeño hotel en construcción, y con una tiendita con almuerzos, el sitio está tomando importancia.  Nos dicen que está muy tranquilo y que incluso los pilotos suben a acampar al despegue.

750 metros de desnivel lo ponen a sólo 4.5 km del casco urbano de Florida en un planeo cómodo.

Nos reciben muy bien, y luego de firmar una exoneración de responsabilidad, estamos listos para volar.

En esta ocasión no nos cobran nada por usar el sitio, pero es probable que en un futuro empiecen a cobrar.

Los datos de los propietarios: Adrian Villa, cel 300 7545291, o 318 2014413. Su esposa Jessica, 310 5223670.

Tan pronto estoy armado, decido no esperar un segundo más, y con condiciones de viento muy agradables, despego hacia la térmica de servicio, a las 11:27 am.

Luego de la primera térmica, trato de pegarme a la ladera, pero todavía está algo inmadura, termino abriéndome hacia el valle buscando algo y finalmente me ubico debajo de un cúmulo bueno, que promediando 2.6m/2 me pone en movimiento.

Primeros planeos de 7 km, no está nada mal. Aprovecho el valle que permite avanzar más largo entre térmicas.

Alejo despega un poco después pero pierde mucha altura y se tarda en recuperarse. Sergio se toma su tiempo, y sólo depega para cuando Alejo ya se ha recuperado y a arrancado en ruta, por lo que se queda solo y se aterizaría luego de dos térmicas.

Pasando potrerillo, las condiciones están un poco apagadas. Hay algo de sobredesarrollo y los ascensos no están tan benos. Remonto 580 mts en Tienda Nueva, y aprovecho para saltar hacia El Morro y probar la montaña.

El morro me recibe con los brazos abiertos y me deja a 2500. Aprovecho y salto hacia el despegue de Paraiso, pasando sobre varios parapentes que están despegando, y remonto sobre la parte alta de Maloca otra vez a 2500, solo para ver que el próximo salto será decisivo.

Me separo de la montaña hacia las lomas bajas que llevan a La Mesa y tres térmicas más tarde logro remontar en La Mesa, donde hay un poco de sol que me entrega 2670 mts.

Dos nubes se dibujan hacia Buga, debajo de un cirro y una bruma, pero increiblemente sigo avanzando, algo temeroso, pero sin perder mucha altura.
image

La montaña no es una opción. Me toca abrirme lentamente hacia Buga, y cuando parece que voy de planeo hacia el suelo después de mapear todos los morros que encuentro, me tomo de frente con una térmica de sotavento, algo turbulenta, pero la tomo agradecido, promediando 1.3m/s para ganar 500 mts, lo suficiente como para continuar avanzando sin salir a la carretera.

Otra tímida térmica de 1.4m/s, pero con un viento sur de más de 10kph, no tengo mucho problema en tomarla y dejar que el viento me lleve, avanzando 1.3km y ganando 650 mts (es un buen negocio).

Me mantengo alto debajo de una línea de nubes, flotando en ellas, y paso san Pedro, donde tomo una térmica buena, subiendo a 2865 (un poco ennubado), a 2.7m/s promedio.

17:1, a 70km/h, en un planeo de 13 km me pasan Tuluá sin pena ni gloria. Reforzamos y saltamos a Andalucía.

Todavía con 2200 mts no se me ocurre detenerme mucho, pero me recibe la térmica más fuerte del día, subiendo a 3.9m/s promedio me regala 623 metros en sólo 2m40s.
image

Pasamos Bugalagrande y una nueva térmica de 2.8m/s me lleva de 2400 a 2898 (mayor altura del día),  casi hasta el sur de la Paila.

Allí refuerzo con 2680, y cada metro me sirve porque el siguiente planeo me lleva a pasar La Paila, luego Zarzal sin encontrar un sólo vestigio de ascendencia, a pesar del día despejado. Finalmente 17 km más adelante me encuentro sobre el sitio de escuela de parapente donde hay un alumno aprendiendo, con sólo 400 mts sobre el suelo, en un fuerte viento del pacífico que me empuja hacia las laderas.
image

Son débiles e incipientes los ascensos y empiezo a avanzar mas bajo (1700-1400) hacia las colinas de la Victoria con la esperanza de conectar algo, pero no hay nubes cerca.

Como orzando contra el viento, me tardo 15 minutos en remontar desde 1395 hasta 2560 mts.

Siendo las 3:30 pm,  tomo entonces la fatídica decisión (que había sido pre-planeada y analizada) de tratar de cruzar hacia Toro, hacia la cordillera occidental, donde el viento del pacífico ya estaba marcado, con la esperanza de encontrar algo de sustentación residual que me mantuviera fuera de la turbulencia del viento, y me permitiera pasar la zona de aproximación de Pereira, fuera del corredor aéreo.
image

Sólo logro tomar una nueva térmica, que me deriva 1.5 km en sólo 160 mts de ascenso, con una fuerte y marcada deriva del occidente (pacífico).

Hago un último intento desesperado a las colinas al norte de Toro que conectan con la cuchilla conocida como “care perro”, y luego de luchar casi 10 minutos entre 120 y 300 mts, incluso saltando a la siguiente cuchilla, termina exhausto y sin esperanzas de remontar, aterrizando contra un fuerte viento pacífico, después de 155km.

image

El sitio tiene potencial para vuelos largos, pero definitivamente es un suicidio tratar de conectar la cordillera occidental en horas de la tarde, máxime en esta época que el viento del pacífico está entrando desde temprano, borrando las térmicas y deteriorando las condiciones.
image

Habría que seguir por Obando, atravesando Cartago y la zona de aproximación de Pereira, que no sería muy elegante y probablemente el récord quedaría “manchado”.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tratando de recuperar el honor – Apia y Florida.

  1. Mauricio Tovar gutierrez dijo:

    Espero q el récord vuelva a manos de un colombiano 👍. Daniel pregunta:…Wayra, el voladero de Anserma junto a cartago no posee condiciones de vuelo para algún evento de ala delta?… El sitio posee hotel, restaurante y es de fácil acceso. Aclaró, no es mío , solo q soy de Cartago.

    • Hola Mauricio. Cada que volamos por encima nos parece increible el sitio. Ahora tiene hasta piscina. Es muy bonito. No lo he ensayado despegando pero con seguridad se podría volar. Para hacer un evento habría que ver cuantas alas armadas caben y si el aterrizadero oficial (7:1 preferentemente) es adecuado. Cuando hemos pasado de xc no hemos tenido temores pero es diferente cuando despegas y quedas por debajo.

  2. raul dijo:

    Buenas suerte con tu nueva conquista Dany, hasta eso comenta que se siente jajajajajaja 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s