Brasilia 2017 – Día 6

14 de Agosto de 2017.

Comienzo el día en el lugar 30 de la general, lo que implica que debo despegar de primero (En un despegue ordenado, los primeros 30 pilotos del ranking despegan en orden inverso y una vez llegan al #1, sigue el 31 en orden ascendente).

El comité elige una prueba con meta fuera de Esplanada, que nos lleva primero hacia el norte cerca de 30 km antes de regresar. El valle de Paraná presenta una inversión fuerte por lo que los ascensos al frente del despegue y el vuelo por el borde del risco hasta la primera baliza no son prometedores.

Se forma un fuerte incendio forestal al noroccidente de nosotros, casi sobre la ruta óptima obligada hacia la primera baliza y de regreso a la segunda. Me parece una mala elección de prueba por motivos de seguridad pero no tengo intenciones de ser el que ponga el cascabel al gato.

Afortunadamente la hora de despegue se aumenta de 12:30 a 12:45 por lo que el día está un poco mas maduro para cuando despego, e inmediatamente empiezo a remontar sobre la rampa sin mucha dificultad.

Me predispongo a ganar altura para mantenerme en la parte de arriba del gaggle (grupo de varias cometas volando o ascendiendo en forma mas o menos ordenada) principal y moverme con él.

Cuando llego a lo que parece la altura máxima de la térmica y comienzo a esperar en un patrón más amplio.

Se complica el tráfico cuando todos llegamos a la parte de arriba y se convierte en un circo para no comprometerse con alguien. Pierdo 100 metros y entonces mi grupo se empieza a mover hacia el sur en busca de otra posición para el start.

Los persigo unos kilómetros pero me arrepiento y regreso a buscar nuevamente altura cerca a la rampa.

Le pierdo la rueda al grupo, que finalmente se reagrupa y recupera la altura 5 km al sur.

Completamente descoordinado con el grupo de punta, atrapo una buena térmica justo en la línea del start faltando 5 minutos para la salida, pero no es suficiente para remontarme hasta arriba. Veo a la punta arrancar la carrera unos 300 metros sobre mi. Decido seguirlos por debajo en lugar de esperar para el segundo start.

Muchos se dirigen frenéticamente hacia el incendio forestal. Es una locura. Me quedo retrasado, tomando altura tímidamente mientras me acerco. No veo nada excepcional en la quema y empiezo a acercarme cada vez mas.

Con mas de 600 metros sobre el sub-valle al occidente, me acerco a probar suerte cuando ya no queda nadie en la quema. Estoy muy solo y muy atrás.

El aire parece calmo cuando me acerco, pero después de un segundo viraje en un incipiente ascenso, veo una nube de humo subiendo vertiginosamente debajo de mi.

“BUM”. Como si me atropellara un camión en la carretera, se destemplan todos los cables inferiores y luego se tensan mientras la nariz de la cometa se proyecta a 9m/s hacia el cielo.

No me toma por sorpresa, y estoy fuertemente adherido a la barra de control; induzco un giro mientras trato de bajar la nariz y el ala se estabiliza un poco.

Voy para una segunda vuelta. Esta vez la sacudida es tan fuerte que por un momento pienso que voy a perder los instrumentos de vuelo. Meto un giro para ver si soy capaz de mantenerme medianamente centrado y evitar los peligrosos bordes de la térmica… no lo logro, y a pesar de estar con un viraje a 45 grados a la izquierda, y a más de 60kph, la turbulencia en el borde de la ascendencia es tan severa que en menos de 3 segundos mi ala está a 60 grados a la derecha, como si no tuviera un piloto tratando de manejarla…

Es suficiente. Se pasa bastante de mi línea de confort, y definitivamente no está en mis planes bajar bajo un paracaídas sobre un incendio forestal.

Abandono la quema contra el viento, en una pronunciada descendente y hacia unos potreros aterrizables.

Una térmica amigable me recibe con menos de 150 mts sobre el suelo y a pesar de la deriva, la tomo y lentamente pareciera que voy a rescatarme.

Dos alas mas me acompañan pero mas cerca de la quema, y no parecen estar logrando nada mejor.

Se desvanece la térmica a 2000 mts (al fin y al cabo no era muy fuerte) y hago un nuevo avance contra el viento para tratar de conectar un cambio en la pendiente del terreno que me saque de la zona descendente a una zona de posibles gatillos térmicos.

Esta vez no tengo tanta suerte y a pesar de luchar 4 o 5 minutos mas, termino aterrizando después de 2 horaa de vuelo y solo 18km de prueba.

Quedo en el puesto 116 del día (casi en la cola).

Sólo un piloto japonés terminaría el recorrido (Kenji Tanaka) y la prueba se devaluaría bastante. Pierdo 8 lugares en la general, bajando al puesto 38.

Otro piloto se invierte y baja en paracaídas unos 5 km después de la quema.

Y otro piloto sufre un percance despegando (dicen que fue mala técnica, pero este es el campeonato del mundo), se fractura unos dedos del pié y destruye por completo su ala.

Mañana 15 de agosto será día de descanso. Restan 3 días oficiales de competencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Brasilia 2017 – Día 6

  1. Hector Corrales dijo:

    …para haberte ído mal en ésa pruéba perdíste muy pócos puéstos en la general…sólo 8….siendo así seguís con alta probabilidad de culminar en una muy buéna posición general…Felicitaciones Daniel…!!

  2. Carlos GMO rpo. dijo:

    Saludos Daniel,hoy día de descanso para cargar baterías.Bendiciones para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s