El Peñon Classic Race 2018 – Día 2

Una mañana preciosa. Aire frío y seco pero un sol intenso empieza a calentar el suelo y algunos cúmulos presagian un buen día de carrera.

Tratamos de hacer una prueba un poco más larga pero con una primera sección que permita a algunos pilotos marcar algo de distancia antes de aventurarse hacia el divisadero.

Despegamos de terceros o cuartos, detrás de Rudy, pero luego de una pequeña espera porque el ciclo parecía apagado.

En 15 minutos estamos junto a la línea del start, en basenube, jugando entre 3400 y 3500 mts junto con otras 6 o 7 alas. Johanna (piloto suiza) está con nosotros termaleando sin preocupaciones mientras esperamos cerca de 25 minutos para el primer start.

Tomo una buena salida cruzando la línea con 30 segundos de retraso, y ya hay 3 o 4 alas delante y otras a mi lado. Estos pilotos van todos en serio.

Un glide largo y rápido nos lleva a la primera baliza. Voy de segundo rebasado por Daniel ” El Parce” Jaramillo, volando como un clase open en un U2C 144 a quien no logro darle alcance, pero la experiencia de volar en Canoa me sirve para morder el cilindro y girar rápidamente saliendo delante de él.

Me pongo conservador y me detengo un par de veces mientras me conectan Rudy y Pony (Fermin Tello), y empezamos a movernos más rápido.

La Sport3 de Rudy va planeando bien mientras nos mantenemos en una línea de sustentación y avanzamos a velocidades moderadas, pero tan pronto entramos en descendentes o aceleramos por encima de 65kph, la U2 tiene una ventaja y empiezo a ganar algo de distancia.

Pony, que viene un poco detrás, desacelera y nos pierde la rueda por unos momentos.

Llego a la baliza y empiezo a adentrarme más en un patrón de búsqueda tratando de encontrar un núcleo. Luego de un amplio mapeo sin muchos frutos me alcanza Rudy y logramos encontrar un núcleo turbulento que me permite subirme unos metros sobre él. Pony llegaría mas bajo y tendría que explorar hacia el valle antes de moverse en la ruta.

Aprovecho mi incipiente ventaja para moverme hacia unos pilotos que están marcando un núcleo en la ruta hacia la meta.

Sin tomar um ascenso consistente decido jugármela y me lanzo en un planeo final de 14 km.

A pesar se que tengo la meta en los números, se interpone una montaña conocida como la Mesa y mas abajo, el Espinazo, y definitivamente no tengo lo suficiente para superarla, lo que implicaría rodearla por el sur, alargando mi planeo final un par de kilómetros, y Rudy y Pony vienen detrás con altura para superar la Mesa recortando la línea y ganarme en la meta.

Apunto hacia la parte más baja del Espinazo, que es una cuchilla de rocas de escasos metros de ancho, como un cuchillo serrado, pero todavía necesito 30 mts para superarla.

En la medida en que me acerco a la pared de rocas amarillentas, empiezo a ascennder. Desacelero y lentamente estoy ganando lo justo. Sin tener que hacer un viraje y con 15 mts de márgen, cruzo la cima y acelero a más de 100km/h hasta la meta, entrando de primero.

Menos de 2 minutos más tarde cruzaría Pony y menos de 1 minuto Rudy.

En total llegarían cerca de 16 pilotos a la meta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s