Premundial de Ala Delta Italia 2018. Día 7 – Continuación.

A las 12:30 el inmutable viento de cola sede ante una planicie que empieza a calentarse y el viento anabático (que sube por la ladera) comienza a soplar. Se reune el comité de pruebas y de seguridad y deciden intentar una prueba. En 30 minutos corremos a armar el ala, nuevamente en la pista más alta y alejada, justo al lado de Cristian Ciech.

La prueba es un circuito de llanura de apenas 83 km y los starts son a las 2:40 y 3:05 pm, para ver si logramos terminarla antes de que se acabe el día.

Un buen despegue nos pone en patrón de espera de mas de 45 minutos mientras nos deleitamos con el emotivo juego de posicionarnos para el start. Apenas logramos 1200 o 1300 mts en cada ciclo térmico antes de vernos atrapados por descendente residual, y entonces hay que cambiar rápido de núcleo para no perder toda la altura.

En unos instantes eres el más alto del grupo pero en segundos terminas debajo de otro grupo tratando de remontar. Es bastante emotivo y hay que mantener la cordura pues cuando debes luchar para subir sin chocar con ningún otro piloto, y finalmente logras posicionarte, miras el reloj y ves que faltan 10 minutos pero tu térmica empieza a morir y vas de nuevo para abajo.

Llega el momento del primer start y estoy mas o menos en buena posición, pero pongo el freno y dejo que el grupo haga la primera movida.

La punta parece dividirse en dos, aquellos que intentarán la ruta de la montaña, que puede resultar un poco más segura y otro grupo que parece aventurase prematuramente hacia las planicies.

Es una prueba corta y cualquier desviación hace una gran diferencia porcentual en la distancia a recorrer. No creo mucho en la montaña porque el techo (la altura máxima en los ascensos) es muy bajo, y rodear accidentes geográficos consume muchísima altura. En cambio, cada 100 mts de altura se transforman fácilmente en 1 km de recorrido cuando avanzas por el llano, por lo que a pesar de que los ascensos pueden resultar más esquivos y débiles que los predecibles focos y gatillos térmicos en las laderas, la ruta es más corta y me parece la mejor opción.

Planeo mi estrategia y pretendo retenerme lo más posible tratando de controlar la posición de los pilotoa de mi grupo. Tres o cuatro alas se proyectan en frente hacia el valle pero algo bajas. Una de ellas el Blay Olmos, a quien pierdo de vista en el horizonte. Empiezo a avanzar saliendo de la montaña.

Un piloto parece marcar un núcleo unos 300 mts debajo. Me imagino la térmica derivada por el viento y vuelo hacia lo que sería la continuación de su ascenso.

Otra ala que va delante a menos de 30 mts de desfase lateral, parece pasar por el frente de la térmica y emtra en una descendente masiva. Yo me proyecto 30 mts mas al norte y BUM…. u fuerte núcleo me recibe. No pienso dejarlo escapar y banqueo como.si tuviese 50 mts de diámetro. Atrapo el ascenso y después de 4 o 5 revuciones me doy cuenta de que soy el único que lo ha pescado. En un par de minutos estoy encima de todo el grupi por mucho mas de 300 mts. Dada la ventaja estratégica en un día suave, simplemente debo cambiar mi plan. Me lanzo en solitario a tratar de encontrar por debajo a los pilotos que salieron a la guerra hacia la planicie.

Dos planeos más adelante eatpy completamente solo y convencido de estar en punta. Veo otro grupo fuerte tratando de avanzar por las laderas al norte y también a mi grypo persecutor unos 5 km detrás subiendo suavemente casi a mi altura.

Cambio a modo “contenido”. Mantengo planeos a baja velocidad, de mccready +1 máximo, y empiezo a leer y a adivinar el contorno del terreeno y los posibles flujos de aire que se estarían dibujando debajo de mi.

Mi idea es volar lento para conservar toda la altura posible de forma tal que cuandonme atrape el.grupo persecutor, no me encuentre muy bajo y sea superado y abandonado a mi suerte.

Para mi sorpresa, llego a la primera baliza completamente solo y cuando regreso unos 3 km me conecta el grupo persecutor a mi altura, por lo que les llevo 6 km aproximadamente. Subimos juntos y partimos en direcciones opuestas.

En la siguiente baliza que es contra el viento, abandono un ascenso para tomarla algo bajo y poder regresar con viento en cola a detenerme en lo que aparezca.

La teoría indica básicamente que las balozas contra el viento se pueden tomar bajo mientras que las de viento en cola se deben tomar lo mas alto posible. Ello debido a que – y en esta esta ocasión lo pude demostrar – despues de tomar una baliza contra el viento, se regresa con viento de cola.y cualquier téemica que se tome después de la baliza te está sumando kilómetros en la dirección correcta, cuando si por el contrario tomas un ascenso antes de la baliza, la deriva e aleja de ella.

3 o.4 km despuésnde la baliza contra el viento, me encuentro nuevamente con el grupo persecutor y empezamos a derivar hacia mi siguiente baliza. Creo que hacemos un poco más de 1 km subiendo suavemente en la deriva, por lo que mis persecutores están también 1km más lejos de su baliza (1+1=2)… Se aumenta mi ventaja.

Los números empiezan a aparecer en los computadores, obviamente negativos, pero empiezo a emocionarme. Calculo 3 térmicas mas para poder terminar el recorrido.

Enntonces una buena térmica me recibe en un frente de lluvia. La tomo hasta donde me lo permite pero los próximos 10 km son a través de una llovizna suave y hacia un valle sombreado y desolador.

Llamo temeroso por la frecuencia de seguriddad para preguntar si piensan detener la prueba… no hay respuesta. De momento no percibo peligro por lo que decido usar toda mi altura para lanzarme a través de la llovizna y con suerte.hasta las primeras que tienen algo de sol.

Superada la lluvia llego a las laderas con 550 mts sobre un terreno de +200. Me muevo explorando toda la cara soleada y hay un poco de dinámica que lentamente me sube hasta los 700 mts. Faltan 13 km y necesito al menos 1200 mts para intentar el último planeo.

El sol no parece estar haciendomau trabajo, se apaga la dinámica y empiezo a caer del cielo. A los 500 mts, osea 250 sobre el terreno, una pequeña ave tipo aguilucho empieza a girar. Me aferro como puedo a ese aire que apenas me sostiene sin pérdida ni ganancia mientras empiezo a ver a los persecutores llegándome sobre mi cabeza unos 300 mts mas altos.

Cristian pasa 30 mts sobre mi y me dice que su variómetro apenas se inmuta, pero yo siento que estoy en en la única térmica de toda la.zona y no pienso moverme.

Algunos marcan la baliza y regresan a posicionarse sobre mí, justo cuando mi térmica (porque es mia y solo mia!!!!) comienza a mostrar algo de coherencia y nos saca del suelo.

Hay dos o tres alas encima y me hago a la idea de que ellos tienen la ventaja y no pienso arruinar un perfecto vuelo por tratar de lanzarme en un planeo justo.

Veo salir al primero, pero la térmica todavía tiene algo de empuje. Los nùmeros dicen 11.5:1 y el trayecto restante tiene una componente se viendo cruzado/frente y otro de cola…

Junto con nené rotor subimos casi 100 mts mas y el.cálculo ahora es de 10.9:1

No hay mas.

Me lanzo en un planeo final a máxima eficiencia, lo que se traduce en apenas acelerar entre 50 y 55 km/h.

Por un momento los números se naltratan hasta un 11.5:1 cuando pasamos un área descendente pero otra zona mas buoyante nos regresa a 10.5:1 y un márgen de 180 mta para la meta.

Marcamos la última.baliza y Primoz me pasa un metro por debajo y acelera hacia la meta.

Sabiendo que la posición no es importante como el tiempo, me la tomo con calma y lo dejo escapar. Solo cuando veo la meta super obvia, me aventuro a acelerar para manteneme delante de Manfred y Nené. Entro de tercero a la meta y quedo de segundo en los puntos por los bonos de liderato, a solo 2 puntos del primero, quien logró escaparsenos 2m10s en esa última térmica.

Estoy extasiado y Ani me recibe emotivamente en la meta.

Llegada a meta

Varios niños se me acercan a pedir mi autógrafo y al parecer tuve a toda la.organización faacinada siguiendo mi vuelo y haciéndome barra y fuerza para que no me cayera en ese último ascenso donde perdí una ventaja de más de 15 minutos sobre el resto.

El organizador me hace una bonita presentación en la ceremonia de premiación del podio del día.

Premiación del día

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Premundial de Ala Delta Italia 2018. Día 7 – Continuación.

  1. Felicitaciones Daniel! Muy buenos vuelos, y excelentes relatos como siempre! Saludos desde Paraguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s