El Peñón Classic Race 2019 – Día 6

Última prueba del campeonato. La organización opta por la prueba de distancia nominal, sólo 35 km, volando en frente del despegue en la zona de convergencia.

Dada la velocidad estimada de la prueba, sugerimos que el primer start se retrase hasta las 13:45, es decir, 15 minutos más tarde de lo normal, y así las condiciones pueden madurar un poco más y podemos mantener mejor el ritmo en lo que parece ser una corta carrera.

Quitando los radios, los puntos de giro serían entonces, despegue, espinazo, paredes, tres reyes, rio grande, despegue y piano.

Mi estrategia es simple: No pienso correr como loco. Pienso mantenerme alto, marcar a mis principales rivales y asegurarme llegar a la meta.

Despegamos temprano, justo cuando se abre la ventana de las 12:30, por lo que tenemos casi 1h15 minutos para posicionarnos lentamente en la línea de salida.

15 minutos antes del primer start, ya hay un grupo considerable de alas ubicadas en la línea de salida, en la base de la nube, simplemente reposicionándonos para mantenernos lo más alto posible.

Suena la alarma de salida y en menos de 10 segundos cortamos la línea, para iniciar el primer planeo de segundos, pero tratando de conservar altura, volando lento. Mi línea es buena y parece que soy el más alto marcando la baliza, más o menos de cuarto.

Soy rápido en los virajes y me ahorro unos metros importantes en cada marca, gracias a la experiencia con las balizas que se obtiene al competir en Ecuador, en el campeonato de velocidad de Canoa, y ello me permite salir delante de un par de alas que marcan primero pero se tardan en virar.

Una vez de regreso en la mesa, tomo una super térmica que me remonta al menos 200 metros sobre el resto de los competidores, entonces decido aprovechar esa ventaja para tomar la punta. Una térmica más me permite aumentar la ventaja y escapar hacia tres reyes sin perder mucho tiempo, marcarlo y regresar inmediatamente hacia el espinazo.

De regreso al espinazo, decido hacer un pequeño desvío, aprovechando la ventaja, para jugar más seguro, y encuentro un núcleo importante casi en el mismo sitio donde había tomado la primera térmica que me sirvió de trampolín. Allí me encuentro con Juan David, que ha decidido abortar el recorrido para acompañarme hacia la meta. Esta última térmica me remonta a un 8.6:1 de la meta.

Volando lento para conservar altura, me lanzo hacia la penúltima baliza, con la esperanza de que 300 mts a la meta sean suficientes para marcar la última baliza en el despegue, pues es necesario subir la montaña para alcanzar el radio de un kilómetro de de distancia, al despegue.

La altura es justa para marcar el radio de 1 km, justo encima de los árboles de una de las “chi chis” (teticas) al frente del despegue.

Enfilo hacia la meta y cierro el tiempo de primero, en 39 minutos y medio, a un promedio de 51km/h, más rápido que la prueba de Canoa en cometas topless.

3 minutos más tarde llegarían Clotch y Wolfy, y a partir de allí, otros 20 pilotos.

La prueba entonces, la logro completar, luego de una acomodada en el start de múltiples térmicas durante 1h15m, con tres térmicas más después de iniciar el recorrido.

De allí la importancia de contar con mucha suerte, y de lograr aprovechar al máximo el ascenso. Probablemente el impresionante promedio de velocidad se debe por un lado, a lo corto de la prueba, y por otro, a las velocidades ascendentes, pues mis transiciones fueron bastante conservadoras, sin intención de dejar un polvero detrás, sino simplemente atendiendo un poco a las velocidades de vuelo indicadas para el mccready elegido.

En el resultado general, termino con 5389 puntos totales, contra 4805 de Zac Mayors y 4790 de Rudy Gotes. Esto es, 582 puntos sobre el segundo lugar.

El nivel del evento estuvo muy alto, con pilotos agresivos y muy competentes, en condiciones consistentes, fuertes y turbulentas, que requerían un elevado nivel de concentración y de pilotaje, aun para alas sport (las alas sport tienen mejor maniobrabilidad y seguridad que las alas topless, a costa de algo de desempeño en planeo y ascenso).

En la ceremonia de premiación, se entregan trofeos sólo a los pilotos sport que no participan usualmente en eventos open, para motivar su desarrollo como pilotos, y nos hacen una pequeña mención a los pilotos open que estuvimos acompañándolos durante todo el evento.

Nos regresamos a casa entonces sin trofeo, pero con el primer lugar absoluto del evento, y supremamente satisfechos con nuestro desempeño, asi como agradecidos por el apoyo de Rudy y su equipo, y el alquier de una magnífica ala nueva que hizo posible mi participación.

La delegación colombiana hizo un buen papel en general, y todos nos regresamos con una buena sensación y con muchas intenciones de volver, quizás el próximo año.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s